fbpx
26 °C Asunción, PY
22 de abril de 2024

PGN 2024: Con mayor componente de gastos rígidos y poco margen para obras públicas

El presupuesto del próximo año está destinado en un 87% a gastos rígidos, como salarios y servicio de deuda, dejando muy poco margen de maniobra al nuevo Gobierno para inversiones, ya sean sociales o de infraestructura.

Se proyectan unos G. 4,2 billones para la inversión directa, un 33% menos de lo presupuestado este año para el rubro, que serán financiados con emisión de bonos y préstamos de multilaterales.

Esto se da a pesar de que estiman que los ingresos tributarios crecerán un 8,5%, sin incluir aún los USD 400 millones más que recaudaría la nueva dirección tributaria. Así, un año más el desbalance fiscal estará por encima del tope establecido por Ley.

El proyecto del Presupuesto General de la Nación (PGN) para el próximo año fue presentado ayer al Congreso Nacional. El total del plan de gastos asciende a unos USD 15.400 millones, monto que implica un incremento del 6,8%, es decir, USD 981 millones más, con respecto al total de recursos previstos en el presupuesto aprobado del ejercicio fiscal 2023.

Del total de los recursos, un 54,7% corresponden a la Administración Central. En este punto se observa un aumento de 4,0% con respecto a los ingresos consignados en el presupuesto aprobado para este año.  Por otra parte, el restante 45,3% corresponde a las Entidades Descentralizadas, y registran un aumento del 10,4%.

El titular del Ministerio de Economía y Finanzas, Carlos Fernández Valdovinos enfatizó que el plan de gastos tiene incorporada una gran rigidez, especialmente en lo que hace a salarios y servicios de la deuda pública para el año que viene. 

Dijo que solamente queda un 13% para destinar a otro tipo de gastos “y cómo los salarios no se van a poder cortar porque si no vas a entrar en un problema legal, es el margen en donde tenemos que movernos para priorizar las cosas”. 

¿Cómo se financia el incremento del PGN?

Oscar Lovera, viceministro de Administración Financiera, explicó que el incremento del PGN se financia en 50,3% con recursos del Tesoro (impuestos), y el resto con crédito público (bonos o préstamos) y recursos institucionales.

El mismo también hizo hincapié en que se tendrá un importante gasto rígido e inercial el próximo y que representan casi el 90% del crecimiento total del plan de gastos. 

Pago de los intereses de la deuda pública, jubilaciones y pensiones, como el programa de adultos mayores, cuyos subsidios están indexados al salario mínimo, y ajustes para los funcionarios que están percibiendo el salario mínimo, son algunos de los factores que hacen que el PGN sea más rígido. 

Además, en material inercial comentó que deben destinar USD 32 millones más al presupuesto del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), teniendo en cuenta que los docentes han tenido aumento salarial, es decir, el efecto año completo.

También, dentro de las fuerzas públicas, deben destinar USD 21 millones para Policía Nacional y USD 17 millones para las fuerzas militares, cuyos salarios se ajustan cada año. 

El viceministro también comentó que se dará prioridad a áreas claves como Educación, Salud y Seguridad, y para lo cual se trabajó en reasignar los créditos presupuestarios a fin de hacer más eficiente la gestión del Estado.

Inversión Pública 

Todos estos factores hacen que el nuevo Gobierno tenga muy poco margen para las inversiones públicas, tanto sociales como de infraestructura, que todavía el país necesita. Además,  que gran parte de la emisión de bonos prevista para el otro año será destinada para el pago de la deuda pública. 

No obstante, en el presupuesto se destaca que en términos de obras públicas, la inversión directa proyectada es de G. 4,2 billones, que representa el 86% del total asignado al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (G. 4,9 billones).

En este punto cabe mencionar que lo previsto para obras es 33% menos a lo aprobado este año, que fue de alrededor de G. 6,2 billones. 

“De esta manera, para el año 2024 enfatizamos la continuidad de proyectos estratégicos como: el Corredor bioceánico, Corredor Agroindustrial, Ampliación y duplicación de las Rutas 2 y 7 y otros; que favorecerán las condiciones tanto económicas como sociales relacionadas con la infraestructura vial del país”, refiere el Ejecutivo en su mensaje del PGN. 

Déficit fiscal 

Otro dato llamativo en el proyecto del presupuesto es el déficit fiscal, ya que se prevé que un año más esté por encima del tope establecido por Ley. Concretamente, el desbalance fiscal estará en 2,6% del Producto Interno Bruto (PIB). 

En esta línea, el titular de la cartera económica sostuvo que recién en el 2026 se convergerá al tope fiscal. “El punto es hacer un plan creíble que es lo que yo siempre dije, uno puede tener mucho voluntarismo, pero si los números no dan finalmente ocurre lo que pasó ahora que se acumularon las deudas por presentar un número que finalmente era bastante artificial”, indicó. 

Agregó que la administración anterior entregó las finanzas públicas con un déficit del 3,1% este año, “sin contar las deudas y si se incluye eso se va a 4,1%”. “Solucionado esa deuda, creo que vamos a tener mucho más claro el panorama y vamos a converger lo más rápido posible. Nos comprometemos a converger lo más rápido posible”, afirmó.

Ingresos 

En lo que respecta a la recaudación impositiva para el año que viene, el Ejecutivo estima que se registraría un aumento del 8,5% con respecto a la estimación de cierre para el 2023. De esta manera, la presión tributaria se mantendría en torno al 10,0% del PIB en el próximo año. 

“La proyección de los ingresos tributarios se basa en el conjunto de supuestos macroeconómicos globales de la economía interna y del entorno externo, considerando que el ingreso y el gasto fiscal determinan y, a su vez, son determinados por los cambios de la actividad económica, las decisiones de consumo y ahorro de los hogares, la tasa de inflación y el tipo de cambio”, explica el Ejecutivo. 

Respecto a esto, Teodora Recalde, directora de Presupuesto del Ministerio de Economía, explicó que en esta estimación no está incluida los USD 400 millones más que recaudaría la nueva Dirección Nacional de Ingresos Tributarios. 

La alta funcionaria no destacó que envíen una adenda al documento para incluir, aunque esto ya había sido descartado por el titular de la entidad.

Te puede interesar

Auge inmobiliario se refleja en dinamismo de créditos para la vivienda y emprendimientos del sector privado

La AFD informó que el sector con mayor dinamismo en sus aprobaciones del año fue el de viviendas, con el 49,5% del total de créditos concedidos. La entidad financió operaciones para el sector por unos USD 94 millones, para 2.146 préstamos. Referentes del rubro destacan que el sector inmobiliario lidera el mercado transaccional paraguayo y es de los que mejor ha aguantado los periodos de crisis. Aseguran que, en el corto plazo, el real estate sería al menos el 20% de la economía paraguaya.

El riesgo de estancamiento de la inversión en infraestructura, si no mejora el gasto público

En la última década, la deuda externa del país pasó de representar el 8,1% del PIB a un nivel de 31,1%, con un déficit fiscal que se fue incrementando a medida que aumentó el financiamiento vía bonos en los mercados internacionales.

Desde la organización Desarrollo en Democracia, advierten que este ritmo es insostenible y que se debe volver tan pronto como se pueda a un presupuesto general equilibrado, cuanto menos ajustando el déficit al 1,5% del PIB.

Esta sería la manera de evitar que la nueva deuda se destine exclusivamente al pago de intereses y se pueda así continuar invirtiendo en obras de infraestructura.