fbpx
33 °C Asunción, PY
2 de marzo de 2024

Baja de tasas y control de la inflación como factores de aliento para el nuevo año: “Yo soy muy optimista para el 2024”

El año que cierra estuvo caracterizado por tasas de interés elevadas y una inflación que no se pudo controlar por varios meses. A esto, se sumó el importante retraso que hasta el momento mantiene el Estado con los proveedores, por más de USD 600 millones.

Jorge Pecci, presidente de Automaq, comenta que estos han sido elementos que han hecho muy difícil el 2023 para el sector comercial. Sin embargo, ve con optimismo el año que entra, ya que las tasas se van recortando y la inflación está bajo control, a lo que se suma una buena expectativa para la cosecha de soja. 

Se va cerrando un año que ha arrastrado las repercusiones de la post pandemia no solo en Paraguay, sino a tambien a nivel internacional. La persistente inflación, obligó al Banco Central a mantener elevadas las tasas de interés en gran parte del año. Estos son elementos que no se disiparon sino hasta hace poco tiempo, y si bien la inflación está controlada, la política monetaria más permisiva tardará todavía unos meses en dar efecto. 

Jorge Pecci, presidente de Automaq, comenta en esta entrevista que estas han sido importantes trabas para el sector comercial a lo lago del 2023, y que con la disipación de estos elementos, así como con el inicio de los pagos del Estado a sus proveedores sobre las deudas pendientes, se perfila un 2024 mucho más positivo no solo para el sector de importación de vehículos, sino también para el sector comercial y la economía en general. 

¿Cuál es el balance para el sector de importaciones y ventas de vehículos este año?

Este año ha sido difícil, ha bajado la venta de vehículos en general. Tenemos que entender que la tasa de interés subió muchísimo, este fue el primer detonante en la falta de dinámica de los bancos para prestar dinero a quienes compran autos, porque es mucho más seguro para un banco comercial depositar el 100% en el Banco Central, donde no pagan impuesto a la renta y no existe el riesgo de la venta de un vehículo. 

Por otro lado, la inflación comió mucho la disponibilidad de que tenían las familias para pagar cuotas, entonces si a una familia le sobraba un monto de, por ejemplo, G. 3.000.000, hoy le sobra mucho menos y no alcanza para comprar un auto. Entonces la inflación comió parte de la disponiblidad para cambiar el auto que tenían las familias. 

Otro factor importante es que después de la pandemia, el costo de todo subió muchísimo, entonces el costo de los autos también subió. Tuvimos tasas de interés más altas, autos más caros y tasas del Banco Central altas, todo eso se combinó para que este año sea difíciles. 

Ahora esos factores se se están disipando, las tasas están bajando y la inflación se está controlando, ¿cuál es la perspectiva de cara el próximo año en este contexto? 

Yo soy muy optimista para el 2024 porque si nosotros sumamos clima bueno para la cosecha de soja, que hay una buena dinámica en la cosecha del primer trimestre; la tasa de interés que está bajando, eso alienta a que los bancos vuelan a prestar al sector comercial. 

Hay un tercer elemento que es que el Estado paraguayo debe muchísimo dinero a las vialeras y a las farmacéuticas. Estuve hablando con el presidente de una farmacéutica muy importante y lo que se habló con el gobierno es que entre febrero y marzo se cancelaría la deuda pendiente, que en este momento están registrando de nuevo toda esa deuda, poniendo el código de pago que significa que el pago se va a realizar en los próximos meses.

El ingreso a la economía de todos esos pagos que el Estado debe al sector privado, tasas de interés bajas y una buena cosecha de soja, generan expectativas para un buen año. 

¿Con eso hace referencia solo al sector productivo, o también al segmento de ventas de vehículos para familias?

También para las familias, estoy seguro que el rubro comercial se va a dinamizar, porque las tasas de interés abarcan todo el país, la zafra se derrama sobre toda la economía y con respecto a los pagos que tiene que hacer el gobierno, hay mucha gente que depende de esos pagos para dinamizar sus negocios. 

Estas dificultades que menciona con respecto al 2023 se vieron en general para el sector comercial o son algo que afectó particularmente al sector de venta de vehículos?

Todo el sector comercial hoy se está quejando, no es la dinámica esperada. La inflación comió recursos en las familias en general. 

Siempre el factor político tiene influencia en los negocios y el sector comercial, ¿cuál es su opinión sobre la gestión de los primeros meses del nuevo gobierno?

Yo creo que el gobierno comenzó con grandes expectativas, se hicieron varias cosas. 

Personalmente esperaba un poco más de rapidez en la definición de pagos a las vialeras y a las farmacéuticas. Realmente eso está generando una dinámica lente y pesada en el gobierno, eso hubiera ayudado. 

El gobierno asumió en agosto, digamos que si empezaba a pagar por lo menos en la segunda quincena de noviembre estas cuentas que son deudas reales. Se debe entre USD 700 millones y USD 1000 millones, la verdad que no se cual es exactamente la cifra, pero es un monto muy importante. 

Este es un tema muy relevante porque para la economía paraguaya esa es una cantidad inmensa de dinero, entonces yo hubiese esperado por ese lado una dinámica mejor. Hay complicaciones y poca plata para el Estado, pero era importante el pago de esa deuda. 

Si se da en el primer trimestre, todo lo que estamos hablando, buena cosecha de soja, pago el Estado lo que debe y las tasas de interés bajan, vamos a tener un 2024 muy bueno y un primer siempre muy bueno.

Te puede interesar

Buenas expectativas para la construcción, ante reanudación de licitaciones y avance inmobiliario

Agentes del sector esperan que las licitaciones públicas postergadas por reasignaciones a Salud se reanuden en el 2022, mientras que la demanda inmobiliaria de familias de clase media está en un momento pujante.

El sector industrial también comienza a realizar cada vez más inversiones en infraestructura edilicia para optimizar sus cadenas productivas, hecho que podrá ser aprovechado por las empresas constructoras en los próximos años.

“Estamos excluyendo financieramente a nuestros jóvenes”

Si bien la pandemia aceleró el avance en el uso de los medios de pago digitales, más del 50% de la población económicamente activa todavía está excluida del sistema financiero paraguayo.

María Fernanda Carrón, ex miembro del Directorio del BCP, señaló que el mayor número de personas que no están bancarizadas en nuestro país son las de 18 a 35 años de edad.