fbpx
30 °C Asunción, PY
1 de diciembre de 2021

“La gente puede superar la pobreza”

Martín Burt, fundador y director de la Fundación Paraguaya, conversó con MarketData sobre el enfoque de su trabajo para el impulso del emprendimiento social, como estrategia de combate a la pobreza desde nuevas formas integrales de educación y formación.

Está ampliamente comprobado que sin educación, no puede haber desarrollo económico.

Desde la Fundación Paraguaya vienen explorando estrategias de formación e instrucción destinadas al impulso del emprendedurismo en el país. Para saber más sobre sus logros y objetivos, conversamos con su fundador y director ejecutivo, Martín Burt.

Contanos Martín, ¿cómo comenzó el sueño de Fundación Paraguaya?

Comenzó el sueño cuando era muy pequeño, mis abuelos me dijeron que la educación era lo más importante, pero a cambio de recibir una buena educación uno tenía que devolver a la sociedad. Entonces mi padre, que es uno de los creadores del Colegio Americano, porque deseaban que haya una educación bilingüe acá en Paraguay, siempre me dijo: “hay que devolver”

En el colegio, me tocaron épocas donde existía un gran compromiso hacia los más necesitados. Al terminar el colegio, voy como voluntario soldado raso al Chaco paraguayo donde ocupe mi primer cargo de profesor, a los 17 años, de inglés. Luego estudié en California donde pude conocer a mi esposa, con la que estoy casado hace 40 años. También estudié administración pública, fui el primer paraguayo en obtener una licenciatura en administración pública de una universidad norteamericana.

Luego hice un postgrado en Economía del Sector Público e hice una maestría en Ciencias en Tecnologías del Desarrollo, atendiendo ya a la política energética del país. Luego volví a Paraguay y me contrató el Ministerio de Industria y Comercio para hacer el primer plan nacional de alcoholes y carburantes, utilizando la caña de azúcar para hacer el etanol y mezclar con el combustible.

¿Por qué cree la Fundación Paraguaya? Porque habiéndome formado en administración pública para reformas del Estado y en ciencias y tecnologías para la política energética del Paraguay, no pude ejercer. Entonces dije: “voy a servir por medio de la sociedad civil”; hice la primera fundación de desarrollo en Paraguay, en 1985, apoyando con programas educativos a los vendedores ambulantes.

Porque era educativo a dos puntas:

  • Educar a las chiperas, a las costureras, zapateros, almaceneros, en nociones básicas de administración de empresas e inclusión financiera.
  • Pero también educar al sector privado y al gobierno sobre el valor de la costurera y de la chipera para la economía paraguaya ya que, en ese entonces, no eran considerados agentes económicos, eran considerados desempleados disfrazados.

Ahí comenzamos este trabajo de apoyo al sector, para poder incorporar a estos trabajadores al sector privado paraguayo. Tampoco eran considerados como industriales a los que tenían industrias caseras. Entonces, fue una hermosa vivencia y lo logramos.

“La educación financiera en Paraguay tiene el mismo rango que la educación sexual, no se le enseña a ningún niño”.

¿Cuáles son los proyectos que actualmente tienen foco en educación, es decir, escuelas autosustentables, apoyo a emprendedores, etc.?

Trajimos los primeros programas de educación emprendedora y financiera para jóvenes, hemos desarrollado una iniciativa con la cual hoy estamos en todos los colegios del Paraguay, con nuestro concurso Escuela Emprendedora, donde nuestros chicos en cada colegio aprenden a llevar a cabo un emprendimiento, aprenden a hacer análisis de mercado, un plan de negocios, identificar un producto, etc.

Debido a que contamos con un programa de microcréditos y educación emprendedora, hace unos años, los Hermanos de La Salle nos donaron su escuela agrícola quebrada en Cerrito, debido a la crisis financiera que ocurrió en ese momento, al llamarme me mencionaron: te queremos dar la escuela por dos motivos, estuvimos recientemente en Ciudad del Este y vimos cómo exalumnos nuestros son vendedores ambulantes, nos partió el corazón, nos dimos cuenta de que nuestro modelo fracasó.

El gobierno había cortado los subsidios a las escuelas agrícolas privadas subvencionadas, entonces no solamente no se podía cubrir el presupuesto, sino que se fracasó en el concepto, se enseñaba el bachillerato técnico agropecuario y realmente brilla por su ausencia la parte crediticia y emprendedora. Entonces nuestra idea fue la de transformar un agricultor campesino en un emprendedor rural que sabe ganar dinero, que sabe ganar plata con la agricultura y vamos a poner el dinero como el eje central del proyecto y no como un eje vulgar o vergonzoso.

La educación financiera en Paraguay tiene el mismo rango que la educación sexual, no se le enseña a ningún niño.

Entonces, nos dijeron, nosotros no creemos que se le pueda sacar a la gente de la pobreza, a lo que respondimos: “por supuesto que sí”. He hecho mi vida para demostrar que la gente puede superar la pobreza, entonces nos dieron la escuela y en cinco años la volvimos la primera escuela autosustentable del mundo. Nos enteramos de que era del mundo cuando lanzamos esto a la sociedad y vino gente de todo el mundo, de América Latina, de Asia, etc. Existen unas cincuenta escuelas que llevaron nuestro modelo a la práctica en el mundo, habilitamos una oficina en África.

Luego, las Naciones Unidas nos pidió ser su representante en Paraguay, el Centro de las Nacionales Unidas por la Educación Vocacional (Unevoc), donde incorporamos una innovación denominada “Aprender Haciendo, y le agregamos “vendiendo y ganando dinero”. Ahora que existe un problema para el financiamiento de todas las escuelas vocacionales del mundo, se están dando cuenta de que enseñar a alguien carpintería sin enseñarle a hacer una página web, un plan de negocios, un presupuesto, no sirve, termina siendo esclavo de una empresa.

“Ponemos al dinero como el eje central del proyecto y no como un eje vulgar o vergonzoso”.

Trabajamos con un enfoque integral, así como de eficiencia y autoeficacia. Lo último, basado en el psicólogo de Standford University Albert Bandura, nos informa cómo la gente cambia; la gente no solamente cambia por premios y castigos, la gente cambia cuando cree que va a cambiar y cuando puede responder afirmativamente “vale la pena” o “seré yo capaz de hacerlo”. Vale la pena tiene que ver con motivación y capaz de hacer, tiene que ver con destreza y un enfoque integral, no solamente multidimensional sino también que tenga que ver con niveles de conciencia, en donde Paulo Freire, en su libro “Pedagogía del oprimido”, señala: no se le puede liberar a los esclavos si ellos no tienen conciencia de que son esclavos.

La idea es entender la educación como algo multidimensional y que tiene que ver con elementos de cambios de comportamiento, pero también que tenga que ver con cosas no visibles, como la cultura y valores culturales, así como niveles de consciencia. Administramos todas esas realidades, atendiendo a que la perspectiva es racionalidad, donde la gente mira el mundo, para que este tenga sentido.

Semáforo Educativo

Estamos muy metidos en el sector educativo, estoy a punto de lanzar un nuevo programa que se llama “Semáforo Educativo” para el mundo, basado en la experiencia con el semáforo de la pobreza

  • Mucha gente tiene como eje y guía el semáforo de la pobreza. Viendo las bases de datos, nos llama la atención, las personas que acceden a los créditos por medio de Fundación Paraguaya, el 95% son mujeres

Hemos realizado la organización más grande pro-mujer de Paraguay, trabajamos con 60.000 mujeres y formamos 4.200 comités de mujeres. Los comités son grupos de 20 mujeres en donde se asocian en conjunto para salir adelante, cada una con su iniciativa propia, tengan o no tengan Inforncomf. Prestamos un servicio de asesoramiento para formar el grupo, para aprender a prestar dinero y devolverlo, ahorrar y comunicarse con otros, llevar cuentas, vender. También proveemos un seguro, el más grande para el sector informal, donde trabajamos con 70.000 familias y realmente es un trabajo hermoso, basado en aprendizaje que realizamos en Paraguay y actualmente se encuentran replicando en muchas partes del mundo.

Justamente, el título de mi libro “Quién es dueño de la pobreza” está basado en aquello de perspectiva, quién mida, no solamente es importante qué es la pobreza sino cómo se mide.  Una de las cosas que mayormente cuestionamos es el uso de índices, todo el mundo habla de índices, resulta que los economistas tomaron la medición y agregan la información para hacer índices y ranking, y lo que nosotros hemos hecho es desagregar la información haciendo un tablero de control para medir la pobreza.

Y se van descubriendo cosas interesantes. Por ejemplo, un indicador no es “hay bancos en la ciudad de Mariano Roque Alonso”, el indicador es “mi familia ahorra”.  Vos podés tener un centro de salud cerca de tu casa, pero el indicador es “nos hacemos controles médicos necesarios”, el indicador no es “hay un puesto de salud”

Otra cosa final, hemos dado cuenta que contar la población como individuos no tiene sentido: no hay 7 millones de habitantes en el Paraguay, hay 1.500.000 familias, la gente no vive de forma independiente. La gente que vive y come bajo un mismo techo.

“Por supuesto que existen familias paraguayas, mamá, papá e hijos, pero están las otras familias paraguayas mayoritarias entre abuelas, madres solteras, hijas y nietas. El motivo por el cual hay tantas madres solteras en el Paraguay, es porque el enfoque nunca ha sido de familia, y no me refiero a las definiciones de «familia» utilizadas por los dos extremos, me refiero a la unidad familiar que necesita de todos sus integrantes para salir adelante.”

La educación de las familias vulnerables es uno de nuestros temas principales. Trabajamos con 70.000 familias en nuestro programa de microfinanzas, con 150.000 chicos en los 7.400 colegios en el Paraguay. Tenemos tres escuelas agrícolas, una en Cerrito, otra en Belén y otra en la reserva del Mbarakayú, esta última es una escuela de niñas con un enfoque de que no se va a preservar un bosque con guardias, se preserva cuando la población de la cuenca le ame al bosque. Ya tenemos 500 graduadas de la escuela que han sido devueltas a su comunidad

El tema fundamental del desarrollo y de la educación es ayudar a que las personas florezcan, el florecimiento de la persona entendida como individuo que tiene consciencia de sí mismo, que puedan alcanzar la flor que ellos quieren ser.

Perfil

Nombre: Martín Burt

Formación profesional: PhD por la Facultad de Derecho de la Universidad de Tulane

Trayectoria: Fundador y director general de la Fundación Paraguaya. Profesor visitante de Emprendimiento Social en el Instituto Politécnico de Worcester y profesor visitante distinguido en la Universidad de California, Irvine.

Te puede interesar

El impulso de los precios internacionales para el despegue de las exportaciones paraguayas

Las ventas de productos al exterior tuvieron en el 2021 al mejor primer cuatrimestre en al menos seis años, con el ingreso de USD 3.224 millones. Los rubros agrícolas figuran entre los principales propulsores de esta expansión.

Las divisas generadas por el complejo sojero subieron 26% de enero a abril, a pesar de la caída de 6,1% en los volúmenes de productos exportados. Aquí se observa el efecto del aumento de los precios internacionales.

«Hoy el escenario es mucho más tranquilo, hay más entusiasmo en los operadores económicos»

Beltrán Macchi, presidente de Feprinco y Asoban, sostiene que el sistema financiero actualmente está mucho más tranquilo, tras superar “picos negativos” generados por la crisis sanitaria. Reflexiona sobre la evaluación del país por parte del Gafilat y advierte que se debe vigilar el cumplimiento del acuerdo al que se llegó con los camioneros tras varios días de movilizaciones.