fbpx
16 °C Asunción, PY
20 de mayo de 2024

Préstamos refinanciados crecieron 8,8% al cierre de agosto y superan los USD 2.000 millones

A medida que la cartera de créditos del sistema bancario sigue creciendo a una tasa superior a 14%, los préstamos refinanciados también continúan incrementándose de manera acelerada, alcanzado su nivel más elevado en lo que va del año.

La cartera RRR sumó al cierre de agosto un valor de G.15,6 billones (USD 2.238 millones), lo que representa un aumento del 9% en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Los créditos Renovados, Refinanciados y Reestructurados (RRR) representan el 13% del total de toda la cartera de préstamos que muestra un valor de G.117,9 billones (USD 16.850 millones) al cierre del mes de agosto, según datos del boletín estadístico del Banco Central del Paraguay (BCP).

Los factores que explican un crecimiento de este segmento son, en primer lugar, los préstamos vencidos que fueron otorgados antes y durante la pandemia, así como las complicaciones que presentó la economía desde principios de año, impidiendo que las personas puedan cumplir eficientemente con sus obligaciones de pago. 

El director del banco Atlas, Juan Carlos Martin, sostuvo que el nivel de la refinanciación se encuentra en valores moderados y en un nivel esperado, teniendo en cuenta el desarrollo de la economía. Considera que el sistema bancario presenta resultados muy positivos al cierre del octavo mes y que tanto la morosidad como las refinanciaciones fueron impulsadas especialmente por la cartera Covid. 

Además, proyectó una reducción de esta cartera a medida que la economía vaya recuperándose y el nivel de inflación vuelva a los niveles normales. Asimismo, explicó que con el aumento de la Tasa de Política Monetaria (TPM), el interés de los préstamos refinanciados también se ven modificados al alza. 

“Con las nuevas tasas, los intereses para las refinanciaciones ya no serán las mismas que hace un año atrás”, detalló.

Desglose

Los préstamos renovados suman G.12,2 billones (USD 1.750 millones), por su parte, los reestructurados están en G. 2,7 billones (USD 397 millones); mientras que los refinanciados G. 634.932 millones (USD 91 millones) 

El Banco Central, hace menos de un mes, decidió ampliar hasta el 31 de diciembre de este año las medidas transitorias que consisten en ofrecer plazos de gracia más extensos y la posibilidad de refinanciar pasivos vencidos sin los intereses. En su gran mayoría, estas deudas provienen de la pandemia.

La banca matriz tuvo en cuenta el impacto de la inflación y de los efectos adversos de la sequía, para establecer medidas de apoyo a sectores más afectados como el agrícola y el de las mipymes. Con esta medida se espera que haya un crecimiento más pronunciado de la cartera RRR, sin embargo, una reducción de la morosidad. 

El golpe de la sequía

Los efectos de la sequía afectaron de manera significativa a productores agrícolas, quienes se preparan meses antes para cada campaña y contraen préstamos para la compra de insumos, maquinarias, arrendamientos, entre otros. 

Según Fabian Pereira, gerente comercial de GPSA, el sector registró la peor campaña de la historia, debido la conjunción de efectos negativos que se tradujeron en la reducción sustancial en el volumen de producción a causa de la sequía, lo que imposibilitó el cumplimiento de contratos que realizan las empresas productoras con multinacionales. 

“Nosotros cerramos contratos de un precio de USD 450 por tonelada por un volumen determinado. Al no poder producir esa cantidad, tuvimos que salir a comprar de afuera a precio de mercado, que era de USD 650, eso generó una pérdida de USD 200  por cada tonelada”, detalló. 

Posterior a estos resultados, el productor tuvo que refinanciar partes de las deudas contraídas y, según Pereira, con las condiciones dadas, el sector apenas pudo refinanciar los gastos de arrendamiento. 

Por su parte Guillermina Imlach, presidenta de la Asociación de Mipymes (Asomipymes), explicó que el sector viene refinanciando el año 2020, periodo en que contrajeron créditos para mantener sus negocios y el empleo de sus funcionarios, ya que no podían operar normalmente debido a las restricciones sanitarias. 

Asimismo, consideró oportuno que el BCP extienda el plazo para poder refinanciar las deudas para el sector a condiciones favorables. 

“Tuvimos el peor año de todos en el 2020, y hasta ahora la economía no está 100% recuperada, ahora el emprendedor tiene más problemas con el encarecimiento de la materia prima”, resaltó.

You cannot copy content of this page