fbpx
32 °C Asunción, PY
31 de enero de 2023

Aprende a calcular el rendimiento nominal de un bono

Te presentamos a la medida que es, quizás, la más intuitiva de todas y goza de popularidad en el mundo de las inversiones por su fácil interpretación.

Cuando hablamos del cálculo de rendimientos de bonos, la tasa de retorno nominal anual (o TNA) es quizás la medida de rendimiento más intuitiva de todas, y la popularidad de su uso se debe a su fácil interpretación.

En términos sencillos, esta tasa se calcula de la siguiente manera, en donde el tiempo representa la cantidad de años que debe esperar para obtener el último flujo del instrumento:

Es importante mencionar que esta tasa no distingue cuándo se reciben los flujos. Este indicador no discrimina, por ejemplo, si todo el flujo es obtenido en el último día del bono, o si son obtenidos por ejemplo, periódicamente cada dos o seis meses, etc.

La fórmula anterior es usualmente representada como:

Ejemplo. Supongamos que nos ofrecen un bono a un precio dirty (PD) de 101,5 y lo compramos por un valor nominal de 100 millones de guaraníes. Además, supongamos que este instrumento tiene una tasa cupón del 10% y que le quedan 4 años y medio antes de que expire (maduración). Aproximadamente, el interés a ser percibido es de:

Y como el flujo futuro está compuesto por el interés y la devolución del valor nominal, la tasa nominal anual es de:

Este sencillo cálculo recoge todas las características que un rendimiento debería tener. Mientras más se desembolsa por obtener un mismo flujo, o a mayor precio dirty, menor es la TNA. Del mismo modo, a mayor tiempo a esperarse por el flujo, menor es la TNA; y viceversa.

No obstante, que no discrimine el momento en que se obtienen los flujos es una desventaja importante, y para subsanarlo se ideó el concepto de rendimiento al vencimiento.

Te puede interesar

Deflación: Cuáles son las ventajas y desventajas de una caída de los precios

La reducción de los costos de los bienes es uno de los factores positivos de este evento económico; sin embargo, puede provocar una reducción del gasto y la inversión, lo que supondría un menor crecimiento económico y un aumento en el desempleo.

En esta nota te contamos las causas, las consecuencias, ya sea tanto su lado positivo como negativo del fenómeno contrario a la inflación, que es la deflación.