fbpx
24 °C Asunción, PY
1 de febrero de 2023

Los bonos emitidos por el Estado: ¿Para qué se utilizan y cómo se pagan?

Un instrumento de deuda que los sucesivos gobiernos han ido consolidando para financiar proyectos inversión y administrar el pasivo del país son los bonos emitidos por el Estado tanto a nivel local como en los mercados internacionales.

En este artículo hacemos un repaso por las principales características de estos títulos, los montos que están comprometidos en las emisiones soberanas y las condiciones que deben darse para que operen con todo su potencial.

Por Fernando Gil – Gerente comercial de la Bolsa de Valores y Productos de Asunción

Los bonos simplemente representan un título de deuda, en donde el emisor asume un compromiso de pago en un plazo determinado bajo una modalidad establecida de intereses y capital. 

Estos títulos se encuentran catalogados dentro del mercado de capitales como instrumentos de “renta fija”, ya que poseen una fecha cierta de pago y una tasa de interés conocida desde el momento de la emisión. La modalidad de la amortización de capital podría adquirir diferentes periodicidades (semestral, anual, al vencimiento, entre otros), como así también la tasa de interés (fija o variable). 

Por otro lado, la principal diferencia con el sistema financiero tradicional radica en que los bonos se comercializan en el mercado de capitales, los cuales pueden ser adquiridos por inversores mediante una casa de bolsa. 

Una de las cualidades más relevantes de un activo financiero cotizado en bolsa es la liquidez, es decir, la facilidad con la que este puede convertirse en dinero en efectivo. Dicha cualidad sería de las más atractivas para los inversionistas, ya que proporcionaría la posibilidad de disponer del activo en un periodo corto de tiempo, sin sufrir una pérdida considerable del capital. 

De esta manera, el inversor no necesariamente debería esperar que el bono llegue a su vencimiento para recuperar la inversión, ya que lo puede convertir en efectivo en el momento que lo desee, e incluso con la posibilidad de obtener rendimientos adicionales debido a la fluctuación en los precios de los títulos. 

Bonos del Tesoro adjudicados a nivel nacional

La deuda pública comprende a las obligaciones financieras contraídas por el Estado, en donde se encuentran los bonos emitidos tanto en el mercado local como internacional. 

En cuanto a la denominación de cada uno de estos, es comúnmente conocido que a los bonos emitidos en el mercado internacional se los conoce como Bono Soberano (BS), mientras que cuando la emisión tiene lugar en el mercado local se lo distingue como Bono del Tesoro (BOTES). Si bien ambos títulos poseen el riesgo del soberano, la denominación corresponde a atribuciones realizadas por agentes, de manera a diferenciar fácilmente el mercado de estos. 

Adicionalmente, los BOTES están sujetos a las leyes nacionales, en cambio, los BS se rigen por las leyes aplicables en el país en el cual fueron emitidos y, por ende, sometidos a la jurisdicción de los tribunales de dicho Estado. 

Al cierre del mes de julio del 2022, la deuda pública de la administración central se compone por USD 6.655 millones en bonos, de los cuales un 91% corresponde a BS y 9% a BOTES

Deuda pública – Bonos 

(A julio 2022)

Fuente: Elaboración de MF Economía e Inversiones con datos del Ministerio de Hacienda

En cuanto, a la utilidad de los bonos, estos son utilizados por el Estado principalmente para financiar proyectos de inversión. Los recursos captados por medio de dicho instrumento son destinados en su gran mayoría al desarrollo de obras de infraestructura para el país, las cuales son seleccionadas luego de un análisis de factibilidad de estas, contemplando diferentes aspectos de las obras, ya sea social, ambiental, económico u otro. 

El acceso al financiamiento, en condiciones favorables, permite al Estado acelerar y potenciar el crecimiento económico del país y, de esta manera, lograr una mayor penetración de los servicios públicos. Adicionalmente, un incremento en las obras de infraestructura promueve el desarrollo económico por medio del aumento de la productividad y la mejora en la calidad de vida de los agentes económicos. 

Emisiones de bonos soberanos

De esta manera, la expansión económica tendría una incidencia en la generación de divisas como en los ingresos del Estado -por medio de los impuestos- que permitiría hacer frente a las obligaciones contraídas a través de los bonos en el largo plazo de una manera ordenada. 

Finalmente, los bonos también son utilizados por el Estado para la reestructuración de pasivos. Las condiciones del mercado tanto local como internacional varían a lo largo del tiempo, lo cual a través de un adecuado manejo financiero podría resultar beneficioso para el Estado y, por ende, para todos los agentes económicos. 

En un escenario de tasas de interés más bajas, con políticas monetarias más laxas y considerando todo lo demás constante, el Estado podría realizar una emisión de bonos con menor tasa de interés para cancelar otra emisión ya realizada con anterioridad con mayor tasa, y así reducir los gastos financieros para el mismo, dejando mayores recursos para otras finalidades. 

Asimismo, en el manejo de la deuda, es un denominador común que la deuda soberana, particularmente los bonos, sea refinanciada. Esto último se podría atribuir, entre otras cuestiones, a la necesidad de los países de invertir y hacer frente a otras necesidades que no pueden ser pospuestas hacia el futuro, como así también a la posibilidad brindada por los mercados de realizar dicha refinanciación. 

No obstante, las condiciones en que se daría esto último definiría la sostenibilidad de la deuda en el largo plazo para los gobiernos, y es por esto la importancia de adoptar una disciplina fiscal y monetaria constante que permita mantener un entorno macroeconómico estable, con crecimiento y desarrollo económico, y a la vez resiliente a los cambios coyunturales recurrentes.

Fernando Gil – Gerente comercial de la Bolsa de Valores y Productos de Asunción

Te puede interesar

El salario de los paraguayos se devaluó 4,7% en el 2022, según Cepal

El más reciente informe de Cepal sobre la coyuntura laboral en América Latina y el Caribe revela que Paraguay registró la mayor caída del poder adquisitivo del salario mínimo en toda la región y el segundo mayor deterioro de los salarios en promedio. Nuestro país se ubica así entre los más afectados por la elevada inflación que golpea a nivel mundial.