fbpx
14 °C Asunción, PY
19 de abril de 2024

Principales causas de la desigualdad en el mundo: COVID-19, cambio climático y falta de cooperación mundial

El índice de desarrollo humano es un indicador creado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuya finalidad es determinar el nivel de bienestar o calidad de vida con el que cuentan los diferentes países a nivel mundial.

Este indicador busca indagar en cuáles son las oportunidades y desafíos a los que se enfrenta cada país para asegurar su desarrollo pleno y equitativo dando como resultado un aumento en la calidad de vida de su población. La clasificación de cada país según el IDH se basa en tres medidas resumidas de funcionamiento.

Para la medición del IDH se obtiene el promedio de los logros en un área determinada basada en tres dimensiones  básicas del desarrollo humano que son: la esperanza de vida al nacer, el alfabetismo y la matriculación escolar o la habilidad de leer, escribir y adquirir conocimientos y finalmente el ingreso. Es decir, el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita ajustado por la paridad del poder, ajustado por paridad y poder de compra (PCC) que refleja el estándar económico de vivir o la habilidad para comprar los bienes que se desea.

Fórmula para el cálculo del IDH:

IDH = 1/3(IEV) + 1/3 (IE) + 1/3 (IPIB)

Donde: IEV = índice de esperanza de vida. IE = índice de educación. IPIB= índice del PIB

El índice se publica una vez al año y en el último informe del 2023/24 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer los resultados del índice a nivel mundial y desagregado por países. 

Los países que lideran los primeros lugares son Suiza, Noruega e Islandia, mientras que la República Centroafricana (RCA), Sudán del Sur y Somalia son los más rezagados.

El país más rico del mundo, Estados Unidos, tiene el vigésimo lugar en la clasificación, lo cual se debe a que el Índice de Desarrollo Humano tiene indicadores de desarrollo que van más allá de la mera renta per cápita y tiene en cuenta factores como la esperanza de vida y la educación.

En América Latina, Chile encabeza la lista en el puesto 44, seguido por Argentina con el 48 y Uruguay en el 52. En el final de la clasificación se sitúan El Salvador, con el puesto 126, Nicaragua, con el 130, Guatemala, con el 136, y cerrando la lista Honduras, en el 138. 

Actualmente Paraguay ocupa la posición 102 de 189 países que se encuentran incluidos en la medición del IDH, con lo cual subió una posición con respecto al informe del 2022/23.

El informe detalla las principales razones por las que ha incrementado las desigualdades entre países ricos y pobres entre las cuales se mencionan las siguientes:

– COVID-19: La pandemia provocó pérdidas permanentes, incluidos aproximadamente 15 millones de vidas y ha proyectado una larga sombra sobre el desarrollo humano. 

Los países pobres, a menudo con sistemas sanitarios y redes de seguridad social menos resistentes, han sido especialmente vulnerables a estos impactos

– Recuperación desigual tras la pandemia: Los países desarrollados se han recuperado mucho más rápido que los países menos desarrollados. 

Desigualdad: La desigualdad en el acceso a las tecnologías y los recursos ahonda la brecha entre los que tienen y los que no tienen, dificultando la capacidad de recuperación y avance de los países con mayor desigualdad

– Cambio climático: El cambio climático sigue profundizando las desigualdades y los países y comunidades más pobres son los más afectados. La falta de avances sustanciales en la acción climática mundial agranda aún más la brecha entre las naciones ricas y las pobres

Respuestas insuficientes: A pesar de poseer importantes riquezas y capacidades tecnológicas para abordar retos globales sin precedentes, las respuestas del mundo han sido inadecuadas, lo que dificulta cada vez más la búsqueda del desarrollo sostenible y la paz

Falta de cooperación mundial: La cooperación mundial se ha visto obstaculizada por las tensiones geopolíticas y la falta de una gobernanza eficaz a escala internacional. 

Esto ha hecho más difícil abordar los retos mundiales que afectan desproporcionadamente a los países y las personas más pobres

En los últimos años, teniendo en cuenta los hechos acontecidos con la pandemia del COVID-19 el nivel de desigualdad se incrementó entre los países y esto a su vez, impacta en el crecimiento económico teniendo en cuenta que la brecha de desigualdad entre los países más ricos y pobres no ha detenido su crecimiento desde el año 2020.

En ese sentido, el Índice de Desarrollo Humano mundial había descendido por primera vez en la historia, tanto en 2020 como en 2021. Desde entonces, el valor global del IDH ha repuntado y se prevé que en el 2023/24 todos los componentes del IDH mundial superen sus valores anteriores a 2019.

Se proyecta que el Índice de Desarrollo Humano alcance máximos históricos en el 2023/24 tras los pronunciados descensos registrados durante el 2020 y 2021. 

Sin embargo, este progreso es cada vez más desigual considerando que los países ricos están experimentando niveles récord de desarrollo humano mientras que la mitad de los países más pobres del mundo permanecen por debajo de su nivel de progreso anterior a la crisis.

Fuente consultada: (PNUD) (2024). Informe sobre Desarrollo Humano 2023/2024. 

Te puede interesar