fbpx
29 °C Asunción, PY
3 de marzo de 2024

“El nuevo Gobierno debe enfocarse en aumentar el empleo y los niveles de inversión”

Jaime Egüez, presidente del Club de Ejecutivos, indicó que la siguiente administración debe apuntar a mejorar las condiciones financieras, como también crear un buen clima de negocios para el aterrizaje de nuevas inversiones.

Crear un buen clima de negocios, mejorar los gastos públicos, aumentar el Producto Interno Bruto (PIB), combatir el contrabando, desarrollar fuentes de trabajo y atraer a nuevos inversionistas son los puntos principales que anota el Club de Ejecutivos para su urgente tratamiento por parte del presidente electo Santiago Peña. 

Jaime Egüez, titular del Club de Ejecutivos, comentó a MarketData que este nuevo Gobierno tiene entre sus principales desafíos atender el déficit fiscal, así como la necesidad de crear mayor número de empleos para lograr el crecimiento de toda la nación.

Igualmente, resaltó que es de suma importancia cortar los gastos superfluos que se suelen realizar desde el Congreso Nacional y desequilibran la estabilidad financiera del país. Asimismo, dejó en claro que se debe trabajar en la atracción de más inversiones, ya que esto es la clave para aumentar el crecimiento económico.

Por último, mencionó la importancia del pragmatismo en la toma de decisiones, particularmente para el relacionamiento con China y otros países. Aquí destacó que se debe poner, ante todo, el bienestar del Paraguay.

– En el mes de agosto asumirá un nuevo Gobierno. Desde el Club de Ejecutivos, ¿cómo ven las expectativas y cuentan con algún pedido especial?

A cualquier Gobierno, en este caso al nuevo que va a asumir ahora, desde el sector privado siempre le hemos pedido que ponga foco en determinados ejes que consideramos que son importantes, sobre todo en lo que es el desarrollo de las condiciones económicas que tenemos. Después están las partes que son críticas para el sector privado que se acaban de solucionar, llámese seguridad, educación, son los ejes. Santiago Peña, el electo presidente del país, tiene propuestas del sector privado y el Club de Ejecutivos le ha acercado algunos puntos. Nosotros hicimos un conversatorio en donde hablamos de los ejes principales que queremos, y que creemos que se deben tratar de manera urgente.

– ¿Cuáles serían estos tres ejes principales que consideran ustedes que es de suma urgencia tratar desde el nuevo Gobierno?

Primeramente, el nuevo presidente debe poner foco en estos primeros cien días de mandato, en cómo aumentar o incentivar la creación de empleos y de todo lo que son las oportunidades de inversiones que están llegando. No se puede perder ni un segundo más en tener cualquier tipo de restricción o de limitación en cuanto a las inversiones, o inversionistas que vienen a comprar terrenos, o crear fábricas, que vienen a ampliar franquicias. Tiene que poner mucho foco en potenciar sustancialmente lo que sería el desembarco de inversionistas, porque es lo que va a generar de una forma muy masiva la creación de nuevos empleos. 

Dentro de lo que es la parte económica también, yo pienso que ahí tiene que poner mucho foco en que estamos en una ejecución permanente de lo que es el Presupuesto General de la Nación (PGN). Esto es lo que el Gobierno gasta, ya sea lo que llamamos gastos rígidos o ya sea lo que son inversiones, por ejemplo, si no tenemos plata para pagar a todos los proveedores que están ahora haciendo rutas, o construyendo cosas, va a ser muy difícil que consigamos apuntalar una mejora del clima de negocio en la parte económica. 

Yo pienso que hay una tremenda capacidad de administrar correctamente lo que son los gastos del Estado y los compromisos asumidos sobre los proyectos que están en ejecución, ya que son puntos críticos. Por eso, el Ministerio de Obras Públicas, el Ministerio de Hacienda y el Banco Central de Paraguay (BCP) son carteras críticas que tienen que tener un equipo muy consolidado para entender que, en este momento, hay que poner mucho foco en que en este 2023 estamos teniendo una serie de condiciones favorables, por lo que tenemos un escenario que está apuntando bastante bien desde el punto de vista de consumo, como también tenemos una banca suficientemente sólida que está entregando créditos, por lo que es ideal que no detengamos este buen augurio que tenemos hasta ahora por un desequilibrio en la parte de cuentas del Estado. Poner foco en eso es crítico. 

Otro de los ejes principales que se debe tratar dentro de los primeros cien días del nuevo presidente de la República es la disminución sustancial de todos los pasos que generan contrabando en el país, sobre todo los puntos muy relacionados al contrabando que afecta a la industria nacional. Como ejemplo, nada más, no puede pasar un solo baúl con pollos, o sea, tenemos una industria avícola muy sensible que da una enorme cantidad de empleos a miles de personas, no puede haber importación de contrabando de pollo, es totalmente de locos. Entonces, esto va a requerir que se coloque un esfuerzo soberano en instruir claramente que trabajemos la parte del contrabando. El nuevo Gobierno tiene que trabajar mucho la parte del contrabando, dar una clara señal de que el contrabando no va a ser tolerado dentro de su Gobierno y eso va a dar mucho impulso también a la puesta firme de la industria, que genera una cantidad de empleos considerable. 

El último eje, que no es menor y que se hará a través del BCP y el Ministerio de Hacienda, es cuidar los valores que tenemos en el 2023 para proyectarnos en un 2024 más ordenado, de las cuentas macrofiscales y macroeconómicas, que están  relacionadas con cómo contener el trabajo de la inflación, lo que estamos haciendo, y sostener una política estable del guaraní frente a las otras monedas, sobre todo el dólar, para generar una competitividad razonable en la importación, pero a la vez no incrementar sustancialmente los costos que tenemos ya de la parte de importación. Entendamos que la inflación que tuvimos, que fue muy desarrollada, fue más bien importada por los factores externos, sobre todo por el tema del combustible. Por ejemplo, cómo administrar la parte del transporte va a ser crítico, entendiendo que el costo del pasaje y sobre todo el rol de Petropar también va a ser crucial. Entonces, este nuevo Gobierno tiene que poner mucho enfoque en lo que serían las incidencias de la inflación y de un eventual movimiento inusual a nivel de dólar. Serían los tres pilares. 

– Teniendo en cuenta que Paraguay cuenta con números bastante altos con relación a los gastos y la deuda pública, ¿consideran que esta arista también debe ser incluida entre los primeros puntos a tratar? 

A ver. El nuevo Gobierno lo que hará es continuar con la administración anterior, que tiene una serie de paquetes técnicos de leyes que algunos ya están presentados en el Congreso, y otras a puertas de presentarse. Uno es principalmente la Ley del déficit fiscal y también el nivel de deuda. Evidentemente que en un mediano plazo, o corto plazo, Peña va a tener que administrar con los recursos que tiene, y hay muchos préstamos que están en vías de aprobación y tienen su consecuencia, que es normal; pero depender, o analizar el manejo de la deuda, sobre todo la deuda externa que tomamos con entidades como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), tiene todo un desarrollo que es bastante complejo y tiene que ver mucho con la ley de cuál es nuestro tope de deuda como país.

En este punto es importante resaltar que el único camino que tenemos para, de algún modo, tener mayor capacidad de endeudamiento es aumentar nuestra capacidad productiva, o sea, nuestro Producto Interno Bruto (PIB), haciendo que la economía crezca. Pero esto se logra teniendo condiciones estables, reglas claras, hacer una facilidad enorme para las inversiones, generación de empleo, aumento de infraestructura básica para que aumente las cosas, trabajar mucho en el talento humano, hay una serie de factores. Es por ello que es fundamental que el nuevo presidente ponga principal atención en aumentar año a año el PIB del país, porque si no lo aumentamos, va a ser muy difícil que podamos tener un manejo correcto. Y la capacidad de pago que tiene el Gobierno ante los intereses de las deudas tiene mucho que ver con cómo el país puede generar sus recursos a nivel de impuestos y si los impuestos se pagan, al país le va bien. No hay ningún secreto. 

Sin embargo, aumentar los impuestos, desde nuestro punto de vista, no es el camino en el corto plazo, ni tampoco en el mediano. Creemos que el camino tiene mucho que ver con la racionalización del gasto público y tener una estricta disciplina fiscal para poder continuar con el proceso de formalización, que cada vez haya más compañías que puedan llegar a pagar el impuesto, que contribuye, digamos, a que podamos administrar estos gastos que tienen entre eso el pago de la deuda pública. 

– En las últimas semanas se presenció el quiebre dentro de la política y las disputas existentes ¿Usted cree que es fundamental que haya una unión con la oposición para no comprometer la economía del país?

Esta es una pregunta complicada. Constitucionalmente, el presidente de la República de Paraguay depende muchísimo de trabajar con el Congreso Nacional, no somos un régimen presidencialista, sino que es un régimen del Congreso por efecto de la Constitución Nacional que tenemos vigente, tiene mucho peso en la gestión del país. Es importante resaltar que el Congreso aprueba el Presupuesto General de la Nación, lo modifica, lo cambia y también acepta líneas de crédito, hay mucha discrecionalidad a cargo del Congreso. Entonces, evidentemente que el presidente electo tiene que construir una mayoría dentro del Congreso, que sea una mayoría que tenga la misma visión país que ellos se plantean, por lo que es imprescindible aplicar acuerdos entre las partes.

Evidentemente que en este momento el Partido Colorado ha conseguido mayoría propia, tiene una ventaja, siempre y cuando todos los senadores colorados estén alineados con la visión del presidente actual, lo cual va a depender de ellos, tienen la autonomía de decidir. Por otra parte, dentro del Partido Liberal, que tiene la mayor cantidad también de bancas, hay mucha gente que tiene la visión desarrollista de la que estamos hablando. Los liberales tienen una visión orientada al mercado de acción para que el país pueda salir un poco de la desigualdad social. Entonces, pienso que en este momento tenemos un Congreso no fracturado, lo que significa que no tenemos muchas minibancadas. Y vamos a ver cómo se desarrolla. Lógicamente la población, y sobre todo el Club de Ejecutivos, estaría mucho más concentrado en apuntalar y unir estas acciones con un Congreso que tenga una visión país como la que tenemos nosotros. 

Tenemos que trabajar mucho en la formalidad, tenemos que trabajar mucho en la racionalidad de gasto, algo que los últimos congresos no han podido establecer, sobre todo este que se ha caracterizado por no blindar los gastos, sino que hemos tenido aumento considerable de gastos públicos autorizado y generado por los propios parlamentarios. Muchísimos de estos gastos adicionales no fueron nunca creados en el Poder Ejecutivo, sino que fueron creados en el Congreso que le acompañó a Mario Abdo Benítez -actual presidente-. Creo que los nuevos congresistas que acaban de entrar tienen una visión más ordenada de que el Estado tiene que, de algún modo, compensar sustancialmente sus gastos a nivel de Estado. Y eso se realiza en el Congreso. 

Son cosas que tenemos que comenzar a poner en los medios y tratar de exigir nosotros, que somos los que aportamos el recurso a través de los impuestos, que la autoridad se de cuenta de que tenemos que ajustarnos el cinturón por lo menos en los primeros años hasta que tengamos una visibilidad clara de de estabilidad. No podemos continuar rifando el país. Pienso que el presidente electo, Santiago Peña, viene de una formación económica y para él es muy claro que uno no puede distribuir lo que no tiene, tiene que tenerlo. Él fue ministro de Hacienda y tiene claridad en ese sentido. Entonces, sí te diría que mucho del peso actual va a recaer en la coherencia y la capacidad que tenga el Ejecutivo de interactuar con el Congreso Nacional que sube ahora en julio.

– Con relación a las alianzas comerciales y lazos que pretende realizar Santiago Peña, como con China y Venezuela, ¿esto puede afectar en algún momento? ¿Nos puede venir bien como país o podría crear cierto problema?

Cada gobierno, pienso que tiene en sus manos la posibilidad de tomar una decisión u otra. El factor Taiwán, China nacionalista o China continental, es un tema evidentemente que tiene un sesgo, digamos, de estrategia que es geopolítica. O sea, hay bloques y hay un escenario que yo pienso que el presidente electo va a transitar en los siguientes cinco años, que es la polarización mundial que tenemos en política, que tiene que ver con geopolítica en general. Pues, claramente, tenemos bloques actualmente muy fuertes que en una parte están siendo liderados por Estados Unidos, otro bloque liderado por China, otro de Rusia con toda la guerra que hemos tenido con Ucrania, y regionalmente tenemos un bloque que en cierto modo se está armando a partir de Brasil como un líder evidente de la región. 

Entonces, Paraguay está jugando ese partido geopolítico y le caberá a nuestro presidente electo jugar ese partido, o sea, quién conviene más. Él claramente ya dijo en su mensaje pre-elección, claramente definió que él iba a sostener la relación con Taiwán. Eso indica una decisión por una geopolítica orientada al mercado africano y no al gobierno americano. Entonces, vamos a ir viendo cómo se desarrollan las cosas. 

Lo único que yo sí creo que es importante siempre es que el presidente mantenga un pragmatismo bastante fuerte de entender cuáles son los beneficios que tenemos en cualquiera de las decisiones que tome, y priorizar el crecimiento de Paraguay por encima de todas las cosas. Nosotros tenemos que pensar mucho en nosotros y pensar cómo podemos estar de algún modo en condiciones de aumentar nuestra capacidad de construcción de negocios, de oportunidades, a partir de entender este juego de cómo se da. Brasil es un gran socio para nosotros, no podemos negar que es el socio más importante que tenemos en la región. Entonces, hay que mantener y establecer este tipo de cosas.

Te puede interesar

“La adopción de la tecnología no tiene vuelta atrás”: El avance de la digitalización en el Paraguay, con la pandemia como impulso

El mercado paraguayo ha mostrado históricamente que no hay temor a adoptar la tecnología, pero en el último año la pandemia sirvió como una suerte de impulso a la expansión de servicios como billeteras móviles y el crecimiento del comercio electrónico.

Juan Carlos Pepe, CEO de Personal; Carlos Blanco, Director General de Tigo; y Rolando Natalizia, Gerente General de Edge, conversaron sobre este asunto en el panel “Nuevas tecnologías que afectarán al mercado paraguayo y los desafíos en materia de recursos humanos”, durante el MD Week.