fbpx
15 °C Asunción, PY
9 de agosto de 2022

«El sector de emprendedores entendió la importancia de estar formalizados»

David Caballero, presidente de Asepy, advierte que muchas de las reglas o políticas públicas fueron diseñadas pensando en las grandes empresas, lo que dificulta la formalización de los pequeños emprendimientos. Sostiene que es hora de empezar a diseñar pensando en el pequeño, brindándole facilidades o incentivos. Resalta varias medidas que en poco tiempo han podido conseguir, pero reconoce que persisten grandes desafíos.

El nuevo titular de la Asociación de Emprendedores del Paraguay (Asepy), David Caballero, enfatizó en la necesidad de empezar a crear políticas públicas pensando en las pequeñas empresas, de manera a facilitar su formalización. 

Insistió en que se deben llevar adelante exoneraciones o incentivos como ofrecer tasas menores con relación al aporte patronal, de modo a que puedan pasar de manera más rápida al sector formal y, a su vez, blanquear a sus colaboradores. 

Por otra parte, reconoció que el contexto actual es complejo y que también repercute en los emprendedores que aún no están percibiendo una recuperación completa. 

No obstante, estima que el segundo semestre de este año será mejor y ayudará al crecimiento de los emprendimientos del país. Además, proyectan que el 2023 se presentará de una mejor manera. 

Como nuevo titular de la Asepy, ¿qué acciones piensa emprender y cómo ve a la Asociación?

Soy socio fundador de la Asepy y también formaba parte del directorio anterior. Cabe recordar que el 2020, el año de la pandemia, fue donde más trabajo hubo, ya que se debía articular todo desde cero, nadie estaba preparado para ser 100% remoto o digital, en cierta forma todo electrónico, así que al principio fue un trabajo arduo que estuvimos acompañando. 

Si bien es cierto que Asepy es un gremio nuevo que está tomando mucho protagonismo, nosotros desde un principio ya veníamos trabajando para hacer más sencillo que cualquier persona pueda emprender, buscando que las próximas personas que van a emprender puedan transcurrir mucho más fácil, sin tanta fricción como la que se vive hoy. Entonces, es lo que nosotros tenemos como eje de trabajo.

En la actualidad, la asociación tiene alrededor de 5.500 socios y gracias a estos se generan alrededor de 22.000 empleos. Entonces, poner en vista que realmente la Asepy es una comunidad fuerte, que los emprendedores generamos mucho para la economía local y en la sociedad, brindando a las personas empleos dignos.

También poder facilitar e incidir en las políticas públicas, para que el Estado y las políticas nos vean y cuán importante es el rol que cumplimos dentro de la comunidad, generando no solo fuentes de trabajo, sino también inversiones.

Otra de las luchas importantes que venimos realizando desde hace algunos años es todo lo referente a los créditos, ya sean blandos para los emprendedores del país, ya que hoy en día no hay productos, no hay muchas políticas públicas, tanto en el sector privado como el sector público, para poner a disposición de emprendedores que sufrieron durante la pandemia y que están recuperando sus negocios y que no quisieron dejar atrás a toda su gente.

Y también poder generarles a estas personas un poco de oxígeno a través de productos y de financiamiento, creo que es una línea de trabajo que en la asociación tenemos y vamos a seguir trabajando.

Es importante señalar que desde Asepy buscamos que los socios se sientan parte de la comunidad, y así poder nutrirnos unos a otros para que sigamos creciendo día a día. Siempre buscamos realizar capacitaciones para los emprendedores, ya que bien sabemos que un emprendedor de Asepy genera cuatro empleos, por lo que creemos firmemente en seguir empujando esos límites mentales de las personas para seguir expandiéndose y que en un futuro generen más puestos de trabajo.

– Con relación a la pandemia y la informalidad de las Mipymes, ¿qué puede hacer la Asepy para apostar a la formalización de los emprendimientos?

Desde nuestro punto de vista, hablando con emprendedores, sostienen que muchas de las reglas están pensadas para los grandes, es decir, hay mucha gente que quiere formalizarse, pero terminó ganándoles la burocracia. Como un ejemplo, nos comentaba un emprendedor gastronómico que conseguir los permisos de las instituciones encargadas les lleva más de un año y esto significa una inversión importante igualmente.

Creo que debemos centrarnos y diseñar un poco pensando en los más pequeños, generando ciertos incentivos para que las personas puedan acogerse a estos y que puedan formalizarse. Esta formalización no solo se trata de tener un RUC, muchas veces confundimos ser formal con poder emitir factura y se debe entender que esto es como el nacimiento recién de la formalización.

Otro tema también que venimos discutiendo con el Ministerio de Trabajo es la posibilidad de ofrecer tasas menores con relación al aporte patronal, esto también va a generar un incentivo para que los emprendedores se formalicen y generen a la vez el blanqueo de sus empleados. 

En este punto hay también otro problema, ya que tan solo el 30% aporta a algunas cajas y es un problema que estamos planteando en veinte o treinta años: el 70% de esa población no va a tener acceso a ningún tipo de seguridad o jubilación; tendría que empezar a preocuparnos este hecho y, por sobre todo, comenzar a diseñar pensando en el pequeño y no en el grande.

Hay que sentarnos los emprendedores con la parte pública para poder diseñar y ver qué incentivo o exoneraciones se puede dar para potenciar la formalidad. 

Así también, el sector de emprendedores entendió la importancia de estar formalizados con la llegada de la pandemia del COVID-19, periodo que significó la muerte para muchos emprendimientos.

– ¿Cómo ven desde Asepy la apertura de las autoridades actuales, teniendo en cuenta la coyuntura del país en el ámbito político con las elecciones que se aproximan?

Creo que ahora mismo estamos en una etapa compleja, a nivel político y a nivel país. En primer lugar, venimos de dos años de un estancamiento económico donde se perdieron muchos emprendimientos, lo cual tiene un costo real y, justo que estamos en un periodo de recuperación, vino el fenómeno de la inflación que llega a cifras nunca antes vistas, como también la poca producción de los agronegocios, que hace tener muchos huecos en la economía actual, por lo cual nosotros percibimos que no hay una recuperación completa.

La principal preocupación es que muchas de las autoridades, hablando a nivel político, están pensando más allá de este año, sino en el siguiente debido a las internas de los partidos a finales del año, por lo que se trata de un año muy complejo, como también de cambios, no sabes si las autoridades con las que estamos tratando ciertos temas estarán en el próximo periodo, entonces es algo con lo que tenemos que lidiar.

Pese a todo venimos consiguiendo cosas bastantes interesantes, como es el caso de los préstamos Fogapy, que fue un éxito total y que pudo lograr que muchas personas puedan lograr su emprendimiento.

Actualmente estamos trabajando con el Banco Nacional de Fomento (BNF), que tiene unos fondos de alrededor de USD 20 millones y del cual ellos estaban presentando a los sectores más afectados con la llegada de la pandemia, como es el caso del turismo, gastronomia y comercios.

Así también, en Asepy contamos con un consultorio financiero para socios y no socios de la asociación, para que puedan acceder a los créditos llevados adelante por los voluntarios del gremio, en donde básicamente te ayudan y te preparan para poder resetear y acceder a estos fondos que ofrece el BNF.

Igualmente, estamos trabajando con las autoridades del Ministerio de Hacienda, en conjunto con el BNF, para poder liberar más fondos, ya que tan solo hasta el momento fueron liberados unos USD 2 millones del total.

– ¿Cuál es la expectativa para lo que sería este segundo semestre del año?

Los emprendedores siempre somos muy optimistas, por lo que tenemos una expectativa de mejora, aunque sabemos perfectamente que estamos en una época muy compleja por toda la coyuntura política y económica. Creemos que si bien la recuperación será lenta, pretendemos que el 2023 se presente de una mejor manera, por lo que creemos que este segundo semestre será solo para transitar de a poco para estimular el crecimiento de los emprendimientos en el país.

Te puede interesar

Paraguay y sus ventajas para la atracción de inversiones

En este artículo ofrecemos una mirada sobre la economía paraguaya y las ventajas que poseen los inversionistas en el país. Para ello, hacemos un recuento de cómo nos va en indicadores como estabilidad de precios, crecimiento económico y calificación de riesgos, y presentamos los incentivos actualmente vigentes.

El debate sobre la apertura del Mercosur: ¿Qué postura debe tomar Paraguay?

Los presidentes de los países miembros iniciaron un debate en torno al futuro del bloque, los aranceles para negociar con terceros países y la apertura individual de cada miembro para realizar acuerdos propios con otros mercados.

Analistas consideran elementos como la necesidad de un acuerdo en conjunto, siguiendo los lineamientos del Tratado de Asunción, aunque en términos económicos sostienen que un mayor nivel de apertura será beneficioso para nuestro país.