fbpx
36 °C Asunción, PY
27 de septiembre de 2021

Efecto rebote impulsó crecimiento de la actividad económica de abril a un 19,3%

El indicador de actividad económica del Banco Central registró un gran salto en el mes de abril, llegando casi a un 20%, con lo que la variación acumulada del año llega a un 4,7%.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que abril del 2020 tuvo una contracción del -13,5%, ya que fue un mes marcado por la incertidumbre y el primero en recoger completamente los efectos de la cuarentena total en el país.

El Banco Central del Paraguay (BCP) dio a conocer el resultado del Indicador Mensual de Actividad Económica del Paraguay (IMAEP), el cual registró un crecimiento del 19,3% en abril del 2021 con respecto al mismo mes del año pasado. 

De esta manera, se apuntala la recuperación en términos relativos, ya que el acumulado del año ya presenta una diferencia positiva del 4,7% con respecto al mismo periodo del 2020.

Sin embargo, es importante mencionar que parte de este crecimiento corresponde al “efecto rebote”, ya que  abril del 2020 fue el primer mes completo de cuarentena total en el marco de lo dispuesto por el Gobierno para mitigar la transmisión del COVID-19. En ese entonces, el IMAEP registró la caída más importante del año, con una contracción del -15,3% en términos interanuales. 

De todas maneras, se puede afirmar que la cifra es alentadora. Así lo sostuvo el viceministro de Economía, Iván Haas, al señalar el “importante dinamismo” que tuvo la actividad económica en abril del 2021

“Número muy alentador, pero a su vez, para interpretarlo de manera correcta hay que tener en cuenta que el mes de abril 2020 fue el de mayor caída”, expresó el economista, en su cuenta de Twitter.  

Según el informe de la banca matriz, en el comportamiento interanual hubo incidencia favorable desde los sectores de servicios, manufacturas, construcciones y ganadería. Sin embargo, la actividad agrícola y la menor generación de energía eléctrica siguen atenuando el crecimiento económico.

En particular, dentro del sector de servicios, el informe destaca el desempeño positivo en el comercio, servicios a los hogares, restaurantes, hoteles, transportes y servicios a las empresas. Si bien se admite que la baja base comparativa del año pasado es lo que apuntala el crecimiento en la comparación relativa, de a poco estos segmentos van volviendo a sus actividades. 

Por su parte, las telecomunicaciones, la intermediación financiera y los servicios gubernamentales también continuaron con tendencias positivas. 

En lo que respecta a la industria, los segmentos de mejor rendimiento fueron los de producción de carnes, aceites, molineras, bebidas y tabacos. En contraste, el sector secundario vio mitigado su crecimiento por la caída de la producción de lácteos y azúcar. 

“La construcción sigue mostrando un desenvolvimiento interanual favorable, explicado principalmente por el dinamismo verificado en la ejecución de las obras tanto privadas como públicas”, se apunta en el informe del BCP, al momento de aclarar que el Imaep sin agricultura y binacionales tuvo un crecimiento del 25,3%.