fbpx
26 °C Asunción, PY
18 de abril de 2021

Miedo al contagio sigue deprimiendo a la demanda de productos y servicios, advierte el BCP

El Gobierno anunció que las restricciones al movimiento y las actividades sociales serán intermitentes, para frenar la propagación del coronavirus. Desde el BCP apuntan que la incertidumbre y el miedo persistente ejercen una presión a la baja sobre la demanda de bienes y servicios.

Durante una conferencia de prensa brindada para presentar los datos de inflación de marzo, el economista jefe del Banco Central del Paraguay (BCP), Miguel Mora, se refirió a las restricciones intermitentes que implementará el Gobierno a partir de ahora, tras la recomendación del Ministerio de Salud, para reducir la cantidad de contagios de COVID-19 

Mora puntualizó que esto se suma a un gran nivel de incertidumbre que ya se arrastraba – aunque con matices de mejora por momentos -, lo que mantiene el miedo colectivo al contagio entre los consumidores a la hora de optar por salir o no de sus hogares para realizar actividades consideradas como no esenciales. 

De esta manera, la demanda y los precios en este segmento se mantienen bajos, lo que se reflejó en la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) mensual de marzo, que fue de solo el 0,1%

“Esto es algo no esperado, el año anterior pensábamos que a esta altura íbamos a estar ya saliendo de la pandemia, no obstante eso no ha sido así. Las restricciones afectan principalmente al sector que en su actividad se caracteriza por la aglomeración de personas, como los restaurantes y otros servicios, que han venido resintiendo su actividad económica”, puntualizó. 

Agregó que si bien la flexibilización de la cuarentena permitió a los sectores afectados empezar a operar – principalmente en la última parte del año pasado y los primeros meses del 2021 -, la demanda no ha respondido en la medida esperada. 

Con esto, consideró que la gran cantidad de contagios y el miedo de la gente para salir es lo que mantiene abajo al indicador. 

Según refirió Mora, las expectativas para una recuperación en el consumo de bienes y servicios hoy se encuentran supeditadas en función de la incertidumbre, y a su vez las restricciones son consecuencias de este miedo que persiste.

El consumo privado se encuentra resentido en el mercado paraguayo desde parte importante del 2020, como consecuencia de la pandemia de COVID-19. Fuente: BCP