fbpx
26 °C Asunción, PY
15 de junio de 2024

Así nos movemos en Asunción y alrededores: El automóvil es lo más utilizado y se prefiere caminar antes que andar en colectivo

Una encuesta hecha por el INE y el PNUD revela que las personas prefieren trasladarse a pie antes que usar el transporte público dentro de Asunción y Área Metropolitana. Más de la mitad de los encuestados tiene un automóvil y la principal razón de su uso es el motivo laboral.

Analistas refieren que el problema radica en la falta de control de calidad del sistema de buses, que obliga a los ciudadanos a movilizarse en vehículos propios. Esto, a su vez, repercute en la economía de las personas, que no ven el pago del subsidio al transporte recompensado y deben incurrir en más gastos.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentaron la Encuesta de Movilidad del Área Metropolitana de Asunción, donde se observa que aproximadamente 7 de cada 10 hogares de la zona señalada cuentan con al menos un vehículo motorizado.

Es decir, del total de 629.493 encuestados, el 69,4% (436.788) marcó que sí posee un vehículo; mientras que el 30,6% respondió que no (192.705). Con respecto a la cantidad de vehículos motorizados, la mayoría (53%) cuenta con un automóvil; seguido de las motos, que ocupan el 25,1%; y las camionetas, con el 21%.

En el informe también se señala el promedio de personas de 4 años y más de edad que viajaron en un día entre semana en automóvil, dando como resultado que alrededor de 2 personas en promedio viajaron en automóvil. El mismo dato dividido por sexo señala que la mayoría de viajeros son hombres, con el 55,5%.

Un dato revelador es que después de usar el automóvil como conductor, que ocupa el primer lugar como principal medio de transporte (29,8%), en segunda posición está el traslado a pie, con 25%. Recién en tercera posición se encuentra el transporte público, con el 17%; seguido del uso del automóvil como pasajero, con el 12,7%.

Más abajo está la moto conductor (9,6%), moto pasajero (2,7%), Uber/MUV/Bolt (2,3%), bicicleta (0,4%), taxi (0,3%), transporte escolar (0,2%) y transporte de la empresa (0,1%). 

Por lo tanto, antes que usar los buses, los ciudadanos que por algún motivo no acceden a un vehículo propio prefieren trasladarse a pie de un lugar a otro. 

La encuesta también revela que la población que realizó algún tipo de desplazamiento se concentra entre los 20 y 54 años de edad. 

¿Para qué nos movemos?

Con respecto a los principales motivos de uso del automóvil, los encuestados hombres colocaron al trabajo en primer lugar (59,7%), seguido de compras (7,2%) y estudios, con el 7,1%. Entre las mujeres, los principales motivos fueron trabajo (41%), compras (14,9%) y estudios (8,9%). 

En los resultados también se observa que las personas que realizaron viajes, en su mayoría declaran que estacionan en vía pública libre sin pago (35,8%), seguido de estacionamiento privado gratuito (23,9%) y la empresa en donde trabaja (22,9%). 

El costo promedio del estacionamiento en los viajes realizados en automóvil o camioneta, en los que el informante fue el conductor y pagó estacionamiento, fue de G. 10.000, mientras que el monto promedio mensual es de G. 287.837

En relación al ingreso medio de las personas de acuerdo al medio de transporte empleado para su viaje, se observa que los de mayor ingreso son los que van en su automóvil como conductor (G. 5.010.213) y los de menor ingreso son los que van en moto como pasajeros (G. 1.884.154).

Ciudadanía insatisfecha con transporte público

La encuesta del INE y el PNUD también revela la insatisfacción de los usuarios con el transporte público, ya que varios ítems sobre el sistema fueron calificados como malos por los encuestados. 

Es así que la puntualidad, el precio, la información disponible sobre el sistema y las paradas de buses fueron calificadas como “malas” por la población. Por lo tanto, el nivel de satisfacción que el usuario tiene con cada uno de los aspectos señalados es muy bajo.

Ante estos datos, el arquitecto Ricardo Meyer sostiene que el problema radica en la falta de control de las instituciones del Estado paraguayo que deberían velar por el buen funcionamiento de las unidades de transporte público. “La gente va optando por un vehículo individual dejando de lado el transporte público, pero eso va a colapsar, hoy día moverse en Asunción es un suplicio”, señaló.

Indicó que, en promedio, las personas se mueven a 9 km/h en auto dentro del Área Metropolitana, cuando caminando uno se mueve en promedio a 5km/h. Por lo tanto, dijo que llegará un momento en que caminar será más rápido que moverse en automóvil; aunque las motos se muevan más rápido entre las filas de vehículos, dijo que no es una solución.

Reiteró que la única manera de acabar con este problema es mediante un buen funcionamiento del transporte público. Consultado sobre por qué no se aborda la problemática, dijo que es una “cuestión política” y que el “sistema está errado”, ya que no hay controles.

Se mostró en contra del subsidio del transporte público, explicando que se trata de empresas privadas que finalmente buscan el lucro pero no ofrecen un sistema de calidad. “El subsidio se justifica sólo si la empresa es estatal o municipal, no para un empresario privado y sin control encima”, reiteró.

En esta misma línea, la economista Verónica Serafini, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep), dijo que, en primer lugar, lo que se puede decir es que el costo de movilidad es una parte importante de la canasta familiar. Agregó que si bien la encuesta incluye el estacionamiento, hay otros costos que considerar cuando el sistema público no funciona. 

Pérdida de productividad

Entre estos citó, además de la compra del mismo rodado, el mantenimiento, el combustible y el seguro. Pero también resaltó que están los costos públicos como el mantenimiento de calles. “Ni hablar de las externalidades negativas como la contaminación, que va no solo de los escapes, sino también de los neumáticos, aceite de motor, baterías. En los costos de los vehículos solo se incluyen los costos de producción, no de tratamiento cuando se desecha”, dijo.

Asimismo, indicó que un factor más invisibilizado es el tiempo, ya que no se conoce con certeza realmente cuánto tiempo se pierde teniendo un sistema público impuntual (tal como se ve en la encuesta). “Ese tiempo perdido es tiempo de productividad laboral o de bienestar con la familia. Además de los costos monetarios y de tiempo privados y públicos, está la desigualdad”, alegó.

Sobre este punto, manifestó que la sociedad se estratifica según la capacidad de compra del vehículo. Explicó que eso también implica diferentes niveles de riesgo. “¿Cómo financia la sociedad los accidentes de tráfico sobre todo en los casos de motos? No se financia y una persona que termina con discapacidad termina siendo una persona dependiente en lugar de contribuir a la economía y al bienestar de su familia”, alertó. 

Finalmente, concluyó que un mal sistema público de transporte es empobrecedor para la mayoría.

Te puede interesar

“Los evaluadores vienen con los dientes afilados”

El examen de Gafilat sobre la prevención del lavado de activos está entre los principales desafíos de nuestro país para el 2021. El ministro de Seprelad, Carlos Arregui, comenta las perspectivas y los preparativos para recibir a la misión internacional, que se enfocará especialmente en las sanciones y resultados arrojados por los procesos de control

¿Científico o influencer?

En los últimos días, llamó la atención la ínfima cantidad de ingresantes que registró la UNA en ciertas carreras y se relacionó a este hecho con el atractivo cada vez mayor que tienen las redes sociales como fuente de ingresos para la población joven.

¿Son irreconciliables estos mundos o se puede generar alguna oportunidad?

You cannot copy content of this page