fbpx
20 °C Asunción, PY
20 de mayo de 2024

Utilidades creciendo, créditos en expansión y tasas en descenso: Las claves del sector bancario en el año que se va

A un mes de que el sistema bancario cierre el ejercicio del 2023, en el sector se percibe un año positivo en varios aspectos. Las utilidades han crecido a un ritmo del 30% a lo largo del año, con claro impulso de la demanda en créditos y la expansión de los depósitos. 

Referentes del sector explican que las condiciones macroeconómicas fueron determinantes para este resultado, ya que al controlar la inflación y empezar a reducir la tasa de referencia, se logró una mayor confianza. Se espera que en el 2024 el sector tenga mejores resultados, en línea con las mejores expectativas para el sector agrícola.

Una vez más, el sistema bancario se encuentra con márgenes positivos al aproximarse el cierre del año. A pesar de que el 2023 se perfilaba como un periodo desafiante para este sector, marcado por las incertidumbres asociadas al cambio de gobierno, la inflación y la política monetaria, ahora se evalúa retrospectivamente como un año que ha logrado un balance positivo.

En concordancia con la información proporcionada por el Banco Central del Paraguay (BCP) , los datos hasta el cierre de noviembre indican un aumento del 30% en las utilidades a distribuir del sistema bancario en comparación con el mismo mes del año anterior.

En valores nominales, las utilidades a distribuir por parte de los bancos alcanzaron la cifra de G. 3,8 billones, equivalente a USD 527 millones aproximadamente, durante el periodo comprendido entre enero y noviembre. Este rendimiento positivo se atribuye al mantenimiento del dinamismo tanto en la cartera de créditos como en los depósitos.

Durante los primeros once meses del año, los préstamos alcanzaron un nivel de G. 138 billones (USD 18.734 millones), experimentando un incremento interanual del 10,3%. Simultáneamente, los depósitos se acumularon en G.144,6 billones (USD 19.681 millones) en el mismo período, evidenciando un crecimiento del 11,8%. Estos resultados subrayan una actividad robusta tanto en el otorgamiento de créditos como en la captación de depósitos a lo largo del periodo mencionado.

Si bien la demanda de crédito se ha mantenido incluso en los periodos más desafiantes de la economía, referentes del sistema bancario sostienen que los estímulos vinculados a la política monetaria han creado condiciones más favorables que han fortalecido la confianza en el sector.

Cuando se habla de estímulos, es pertinente destacar la reducción de la tasa de política monetaria, lograda una vez que el Banco Central del Paraguay pudo controlar la inflación y situarla por debajo de su meta. Aunque es sabido que la tasa de política monetaria tiene cierto rezago en sus efectos, se observa que actúa de manera rápida para impulsar la confianza y las expectativas a mediano y largo plazo en el sistema bancario.

En entrevista con MarketData, Diego Duarte, director del banco Sudameris, comentó que las ganancias provienen de un año 2023 bastante positivo en todas las líneas de la banca, abarcando desde el segmento corporativo, las pymes hasta la banca de personas, junto con otros servicios ofrecidos por las entidades financieras en general.

Según el referente bancario, el resultado estaría atribuido no solo a un ambiente favorable para los negocios, sino también a un entorno positivo que ha generado confianza entre los agentes económicos respecto a las perspectivas futuras, desembocando en una mayor confianza e incentivo a familias, empresas e incluso a inversionistas extranjeros a aumentar sus inversiones en las entidades. 

“Te puedo decir que fue un año bastante interesante con buen dinamismo y sumado también a un ambiente para los negocios que yo veo bastante positivo. Hay confianza por parte de los agentes económicos con respecto a las perspectivas y eso hace entonces que la gente invierta más y que consuman más”.

Diego Duarte, director de Sudameris.

El dinamismo observado se refleja tanto en el aumento de la demanda de créditos como en los servicios financieros ofrecidos por las entidades como en la robustez de los depósitos. Además, se destaca la continua llegada e instalación de inversionistas extranjeros en el país, contribuyendo aún más a la vitalidad del panorama económico.

“Te puedo decir que fue un año bastante interesante con buen dinamismo y sumado también a un ambiente para los negocios que yo veo bastante positivo. Hay confianza por parte de los agentes económicos con respecto a las perspectivas y eso hace entonces que la gente invierta más y que consuman más”, explicó. 

Política monetaria 

Duarte mencionó que el BCP ya se encuentra acomodando a la baja su política monetaria en los últimos meses, con un mecanismo de transmisión hacia el sistema financiero tanto en créditos como en los depósitos, para lo cual se espera un efecto positivo en ambos segmentos, aunque con el rezago característico de la TPM. 

Es importante recordar que la TPM comenzó a descender desde el mes de agosto, luego de mantenerse durante 11 meses seguidos en 8,5%. Actualmente ya se ubica en 6,75%. 

También indica que esto también incide de manera positiva en cuanto  a las expectativas en la economía, ya que se da en un marco en donde la inflación ya se encuentra bajo control y el costo del crédito irá descendiendo de manera gradual. 

“Denota una confianza también de las de los diferentes agentes, las familias en general en volcar sus ahorros hacia el sistema financiero, de la mano de una regulación que a lo largo de los años ha mostrado que es bastante efectiva también  y el otro componente es que se venían, remunerando los depósitos a buena a buenas tasas también,entonces hacía o hace que se coadyuva, mejor dicho, a que a que los depósitos también se vayan expandiendo”, explicó. 

Perspectivas 

Para el año que viene indicó que también se esperan resultados positivos no solo para la banca sino para la economía a nivel general, debido a que el principal motor que es el sector agrícola presenta favorables proyecciones en términos de producción, lo que también afecta de manera positiva al sector financiero.

Por su lado, Juan Carlos Martín, director de Banco Atlas comentó a MarketData que el balance del 2023 está dado por la recuperación del sector agrícola y el control de la inflación que no solamente incidió en la demanda de créditos sino que también en la captación de depósitos, debido a que el poder adquisitivo de las personas se mantuvo. 

“Coincido en que el control de la inflación tuvo que ver, también con la recuperación agrícola y con relación a la tasa de política monetaria si creo que pudo haber afectado en la colocaciones de créditos”, afirmó el ejecutivo bancario.

Por otro lado, indicó que el crecimiento de los depósitos estuvo explicado más bien por la recuperación económica, esto, al comprar con un año atrás cuando el sector había captado menores recursos para el ahorro. 

“Coincido en que el control de la inflación tuvo que ver, también con la recuperación agrícola y con relación a la tasa de política monetaria si creo que pudo haber afectado en la colocaciones de créditos”.

Juan Carlos Martín, director de Atlas.

De igual manera consideró que el este año también estuvo impulsado por el crecimiento en el uso de las herramientas digitales, como por ejemplo el SIPAP, y dentro de ella, fundamentalmente el sistema de pagos instantáneos SPI. 

“Sin lugar a dudas la implementación tecnológica más importante en este año es el SPI, que son las transferencias bancarias 24/7 hasta G.5 millones  que tuvo un crecimiento extraordinario, también es destacable la utilización de otras tecnologías como las QR”resaltó el ejecutivo. 

Sobre la morosidad, el director de banco Atlas consideró que el nivel estuvo relativamente controlado pero que a medida que la economía vaya creciendo también la morosidad pueda ir reduciéndose. 

Diego Duarte coincidió con ello y agregó que esté en el mes de diciembre se espera que el aguinaldo sea un factor que atenúe la morosidad, sumado a los compromisos del ministro de economía en saldar deudas con su proveedores. 

Te puede interesar

Producción de soja 2022/2023 superará las 8 millones de toneladas y se mantienen las perspectivas de rebote económico

La actual campaña de soja ya arrojó el 50% de su cosecha y a pesar de que las lluvias no beneficiaron de igual manera a todas las regiones en que este grano es cultivado, se prevé que la producción al menos duplique los números del año pasado.

Desde los gremios informan que en el norte las lluvias fueron escasas y en algunos distritos los productores no pudieron levantarse de la sequía, pero algunos puntos de la región central y sur sí registraron aguaceros que ayudaron a tener hasta 4 mil kilos.

Este desempeño del principal rubro de exportación del país estaría marcando el inicio del tan anhelado rebote económico, aunque desde las aceiteras advierten que la capacidad ociosa se mantiene en el millón de toneladas e insisten en desplegar políticas de competitividad.

Retorno al orden fiscal: ¿Se podrá cerrar el año dentro del déficit de 3% planeado por el Gobierno?

El déficit fiscal llegó a 2% del PIB hasta octubre del 2022 y los ingresos no han sido nuevamente suficientes para cubrir los gastos corrientes (resultado operativo negativo) en el balance del décimo mes del año. Por ello, analistas cuestionan el incremento de gastos fiscales impulsado por las remuneraciones.

A pesar de esto, desde Hacienda insisten en que lograrán cumplir con el 3% de déficit planificado para este año, como parte del retorno al orden fiscal tras los esfuerzos que demandó la contención de la pandemia. Investor pronostica un déficit fiscal de 3,1% del PIB, en coherencia con la mejora de las cuentas del Estado.

You cannot copy content of this page