fbpx
28 °C Asunción, PY
7 de diciembre de 2022

PGN 2023: Menos recursos para Salud y salarios ya no se pagarán con deuda

La pandemia de COVID-19 significó una exigencia tal para el sistema de salud que se debió incrementar de manera significativa el presupuesto para este sector y hasta endeudar al país para pagar a los recursos humanos adicionales que se debían contratar.

La situación se va corrigiendo en el Presupuesto 2023: por primera vez después de tres años no se usarán las deudas para el pago de salarios y se contempla una reducción de G. 218.000 millones para el presupuesto total de la cartera sanitaria.

Desde el Ministerio de Hacienda aseguran que el proyecto de Presupuesto General de la Nación (PGN) para el año 2023, recientemente presentado por el Ejecutivo al Congreso, busca asegurar la sostenibilidad de los rubros estratégicos asignados al Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPyBS) a través de Recursos del Tesoro, o sea, provenientes de los impuestos. 

El presupuesto previsto para Salud el año entrante asciende a G. 8 billones, lo que representa -2,65% con respecto al presupuesto del año pasado, que alcanzaba los 8,2 billones. Desde Hacienda indicaron que se modificó gradualmente el financiamiento de las inversiones iniciadas en la pandemia, inyectando Recursos del Tesoro Público (FF10), que representan G. 473.000  millones para los salarios del personal de blanco.

Las remuneraciones del personal de blanco se encuentran entre los principales factores que impulsan el incremento del gasto público, con una suba de 7,5% a agosto del 2022

Cabe recordar que no es la primera vez que se reduce el presupuesto para Salud, ya que el año pasado el monto disminuyó con respecto al año 2020. Para el 2021, Salud contaba con un presupuesto de G. 7,5 billones, mientras que en el 2020 el monto era de G. 8,5 billones. Para el 2022, el monto volvió a incrementarse, a G. 8,2 billones. Como dato histórico, antes de la pandemia, en 2019 el presupuesto era de G. 5,5 billones.

El Ministerio de Salud es la tercera principal entidad de la administración central, en cuanto a los gastos, y a agosto del 2022 presenta una ejecución presupuestaria de 44%

En comunicación con este medio, Rolando Javier Sapriza Gomez, director de Política Macro Fiscal del MInisterio de Hacienda (MH), manifestó que todavía hay una estimación de cubrir ciertos gastos corrientes del Ministerio de Salud con deudas. “Este adicional de 0,8% del PIB que se envió para consideración del Congreso incluye recursos para Salud, en torno a los UDS 100 millones, que serían destinados a cubrir compras de insumos de medicamentos y demás gastos corrientes para salud, pero no para salarios, eso ya no está estipulado”, explicó.

De cada G. 100 de ingresos tributarios, G. 11 van a salarios del personal de salud. Fuente: Ministerio de Hacienda

Sapriza afirmó que la intención es mantener la cantidad actual de contratados y funcionarios del MSPyBS, y aseguró que no existe una disminución en ese sentido. Aclaró que se está haciendo el esfuerzo de mantener la masa de contratados de personal de blanco para el año que viene, es decir, para el 2023 

“Nosotros tenemos esa visión y esa perspectiva. Ahora, recientemente, se aprobaron estos dos créditos, estos dos préstamos en el Congreso, de USD 200 millones de CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) y USD 200 millones del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), de los cuales prácticamente USD 200 millones irán para Salud y USD 200 millones para el MOPC, para inversión”, comentó.

Alegó que, de esta forma, esperan que las necesidades de recursos para el siguiente año queden cubiertas mediante estos préstamos. “Nos da cierta espalda o cierto margen para, en todo caso, liberar más en inversión pública o no, o para cerrar un poco en nuestra meta el 3% de déficit”, indicó. 

Incluso adelantó que las perspectivas son que Salud no ejecutará todo su presupuesto para compra de vacunas, ya que la demanda de biológicos se redujo considerablemente.

“Sí hay algunos componentes todavía de pago de medicamentos o pago con algunos laboratorios, u hospitales privados por tema de la cobertura de terapia intensiva y demás, pero ya sería menor”.

Rolando Javier Sapriza Gomez, director de Política Macro Fiscal

Diversas fuentes de financiamiento

Por su parte, el titular de Hacienda, Óscar Llamosas, dijo que el Ministerio de Salud y en general todo el presupuesto tiene una multiplicidad de fuentes de financiamiento. “Una parte importante obviamente son los recursos que provienen de impuestos, pero también el Ministerio de Salud tiene recursos que provienen del Fonacide o recursos que provienen de ciertas tasas que ellos cobran, y finalmente también el endeudamiento, a través del endeudamiento público se financian algunos programas”, explicó.

Recordó que, durante la etapa de pandemia, se financió todo ese crecimiento que se tuvo en materia de infraestructura, cantidad de camas y personal, mediante la deuda. Por ello, para el próximo año quieren cubrir todo lo referente al personal de blanco con impuestos, para ya no recurrir al endeudamiento.

Consultado acerca de la continuidad de los contratados durante la pandemia, dijo que van a permanecer, ya que la idea es que las inversiones, tanto en capital físico como humano, se mantengan porque hay una necesidad independientemente a la pandemia. “Ya que se hizo ese esfuerzo en pandemia, la idea es que eso permanezca”, recalcó el ministro.

Comentó que si bien el presupuesto tiene un componente de deuda, principalmente estará destinado a proyectos de inversión y al servicio de la deuda.

“Ya no más a financiar salarios del personal de blanco, eso ya se plantea que el año que viene sea íntegramente financiado con recursos de impuestos”.

Óscar Llamosas, ministro de Hacienda

De esta forma, Hacienda planea seguir en la línea de la convergencia fiscal. “De hecho, planteamos para el año que viene una reducción del déficit fiscal. Este año tenemos una autorización de un déficit máximo del 3%; para el año que viene planteamos una reducción al 2,3% y ya en el 2024 volver nuevamente a lo que establece nuestra ley de responsabilidad fiscal (déficit de 1,5% del producto interno bruto)”, agregó. 

En cuanto a los servicios brindados, para el año entrante se tiene previsto un total de G. 49.000 millones para atención de enfermedades específicas, G. 162.000 millones en inversión para mejora en la tecnología y compra de equipos, además de otros vinculados con el sostenimiento del sistema sanitario.

Igualmente, se busca estrategias para continuar con inversiones en vacunas y medicamentos, adicionando recursos por valor de G. 344.000 millones, que representa una inversión de G. 1,1 billones. Adicionalmente, y en caso de contar con la autorización relacionada con el resultado fiscal para el próximo año, se destinarán al área de salud recursos adicionales correspondientes a G. 710.000 millones (0,2% del PIB) para el sostenimiento de las inversiones realizadas en el sistema sanitario.

El 5,2% de la inversión estatal se destinó a programas del Ministerio de Salud, hasta agosto del 2022

Te puede interesar

“Paraguay tiene mucha potencialidad para invertir en situaciones inflacionarias”

La alta inflación puso también a prueba la capacidad de sostener la inversión desde los diversos sectores económicos. En este escenario, se pudo observar que rubros como el real estate y la agroganadería logran protegerse contra la variación de precios. Sebastián Oporto, presidente de Investor Casa de Bolsa, destacó estos factores y el crecimiento en cuanto a las inversiones extranjeras. No obstante, reconoció que existen aspectos que se deben mejorar para que se logre llegar al anhelado grado de inversión.