fbpx
19 °C Asunción, PY
21 de julio de 2024

PIB sin agro ni binacionales cayó 0,2%: Débil arranque de año para sectores económicos exentos del rebote climático

A diferencia del año pasado y el 2021, cuando logró crecer 4,4% y 2,9% respectivamente, el PIB sin agro ni binacionales cayó 0,2% en el primer trimestre del 2023, resultado contrario al crecimiento de 5,2% que exhibió el PIB en su conjunto.

Las actividades más golpeadas fueron las construcciones y la industria, con retracciones de 12,4% y 2%; mientras que los servicios arrojaron una tímida expansión, de 1,8%, según informó el BCP.

En el consumo hubo señales de recuperación, principalmente desde el gasto de gobierno, pero las inversiones mostraron una contracción de hasta 18%, en coincidencia con el periodo electoral.

El propio informe de Cuentas Nacionales Trimestrales del Banco Central del Paraguay (BCP) refiere que nuestra economía experimentó un repunte de 5,2% en el primer trimestre del 2023, que estuvo explicado por el desempeño de la agricultura y las binacionales, pero atenuado por la dinámica de las construcciones y las manufacturas. 

Es bien sabido que gran parte del producto interno bruto (PIB) de Paraguay se construye con base en el desempeño del sector productivo, principalmente de la actividad sojera y ganadera. Sin embargo, en los últimos años se venía viendo una diversificación en cuanto a los demás rubros que componen el resultado. 

En efecto, en la estructura por el enfoque de la oferta, los servicios poseen una participación del 46,7%, las manufacturas inciden en 18,6%; la agricultura, en 10,5%; y el sector de electricidad y agua aporta con el 7,6%. 

No obstante, en cuanto a las incidencias generadas en el crecimiento de 5,2% que reportó el PIB en su conjunto durante el primer trimestre del 2023, los números cambian, ya que  lidera nuevamente la agricultura, con el 3,9%; le sigue el rubro de electricidad y agua, con 1,5%; 0,9% corresponde a los servicios y 0,2% a los impuestos. Por su parte, las manufacturas restaron un 0,4% y la construcción, 0,1%.

Fuente: BCP

El año 2022 estuvo vinculado directamente con esta dinámica, puesto que debido a la sequía, el resultado total de la economía había sido negativo hasta cerrar el año en torno al 0%. No obstante, otros rubros lograron mantener una dinámica positiva a pesar de ello.

En este sentido, los datos del BCP muestran que hace un año atrás, el PIB sin agricultura y sin binacionales había crecido 4,4%. Posteriormente, se registraron también resultados negativos, debido a los efectos adversos de la sequía. 

Pero si observamos el desempeño del año 2021, siempre teniendo como base el PIB sin agro y binacionales, puede observarse que en el primer trimestre creció 2,9%; en el segundo, 17,5%; en el tercero, 5,9% y en el cuarto, 3,5%.

Con esto, es importante señalar que más allá de que se observe una recuperación en el resultado total del PIB, en el arranque del presente año, es fundamental reconocer que los demás rubros aún no logran recuperarse del todo y que esta variación del 5,2% podría no estar representando de manera fiel toda nuestra economía. 

Por ejemplo, al cierre del primer trimestre, los servicios muestran una leve expansión, del 1,8%, y el rubro de manufacturas cayó en un 2%, mientras que las construcciones siguen cayendo y en el periodo de análisis exhibieron una variación de -12,4%. 

Fuente: BCP

Sobre esto, Miguel Mora, economista jefe del BCP, explicó que la dinámica estaría explicada por las menores ejecuciones de obras públicas por parte del Gobierno, ya  que prioriza reducir el nivel de déficit fiscal al 2,3% del PIB para el cierre del año. 

Para este año, recordó que se espera que este sector tenga una variación negativa del 2,6% debido a esta situación. A pesar de ello, el sector privado asegura que la dinámica es positiva a casi el cierre del primer semestre, debido a la demanda que registra el sector inmobiliario.

En lo que respecta a la actividad industrial, que mostró una caída de 2%, el informe del BCP detalla que han incidido negativamente la producción de aceites, azúcar, carnes, molinerías y panaderías, bebidas y tabacos, papel y productos de papel, maderas y fabricación de productos metálicos. 

No obstante, estos resultados fueron mitigados por las variaciones positivas registradas en la producción de lácteos, químicos, textiles y prendas de vestir, cueros y calzados, fabricación de minerales no metálicos, metales comunes, maquinarias y equipos.

Inversiones

Desde el enfoque del gasto, el segmento que ha presentado variaciones negativas en el primer trimestre del 2023 fueron las inversiones, con una caída de 17,9%. Este componente no venía mostrando caídas en los últimos dos años, a excepción del último trimestre del año pasado y el primero de este. 

En este punto, es importante contextualizar el impacto que tuvieron las elecciones presidenciales en las inversiones, según los propios referentes. 

Puntualmente en este sentido, Sergio Castro, gerente general del Grupo Garden, había considerado que las menores importaciones de vehículos livianos que vienen registrando serían resultado de una adecuación a la situación de consumo y ese consumo tiene bastantes razones para estar a la baja, en donde las elecciones generales pudo haber sido uno de los gatilladores de la caída. 

Fuente: BCP

Consumo

En lo que respecta a los indicadores del consumo, los datos del BCP detallan que tanto el sector privado como el público han mostrado avances: el PIB del consumo privado creció 3%, mientras que el público avanzó un 5,3%, siempre en el primer trimestre del 2023. 

Sobre esto, Darío Ruiz Díaz, jefe de división de Síntesis de Indicadores de Corto Plazo del BCP, explicó que la variación del consumo privado está relacionado con las mayores compras y servicios que demanda el Gobierno. 

Miguel Mora agregó que la recuperación en el consumo también se encuentra explicada por la actividad económica y las mejores expectativas relacionadas con el sector agrícola, y por los efectos de una inflación que se va disipando de manera gradual.

“Conjuntamente con la recuperación económica que estamos viendo y de la inflación, esto se ha reflejado en mayor consumo de bienes no durables, servicios. Esto también está alineado a los resultados del índice de confianza del consumidor, que se ha mantenido en zona de optimismo”, precisó Mora.

Te puede interesar

El optimismo de los consumidores, factor clave para la atracción de nuevas inversiones

La confianza de los consumidores se ubica en zona de optimismo por séptimo mes consecutivo, según informó el BCP. Al cierre de junio, registró una variación mensual del 2,1% e interanual del 6,5%. La percepción sobre la situación económica del país también ha mejorado en relación con el año anterior.

Estos resultados, según referentes del sector económico, ayudan a la atracción y el desembarco de inversiones. Esto último se ve reflejado en las más de 900 empresas de distintos rubros y 22 países que participan en la Rueda Internacional de Negocios de la Expo 2023.

You cannot copy content of this page