fbpx
26 °C Asunción, PY
15 de junio de 2024

Producción de soja 2022/2023 superará las 8 millones de toneladas y se mantienen las perspectivas de rebote económico

La actual campaña de soja ya arrojó el 50% de su cosecha y a pesar de que las lluvias no beneficiaron de igual manera a todas las regiones en que este grano es cultivado, se prevé que la producción al menos duplique los números del año pasado.

Desde los gremios informan que en el norte las lluvias fueron escasas y en algunos distritos los productores no pudieron levantarse de la sequía, pero algunos puntos de la región central y sur sí registraron aguaceros que ayudaron a tener hasta 4 mil kilos.

Este desempeño del principal rubro de exportación del país estaría marcando el inicio del tan anhelado rebote económico, aunque desde las aceiteras advierten que la capacidad ociosa se mantiene en el millón de toneladas e insisten en desplegar políticas de competitividad.

Las lluvias no alcanzaron para combatir la sequía. Aun así, la producción de soja de la presente campaña será definitivamente mejor que la del año pasado. 

Héctor Cristaldo, presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), y Hugo Pastore, representante de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), conversaron con MarketData sobre las perspectivas para la soja en este 2023. 

Ambos coincidieron en que hay números muy disparejos en diferentes zonas, lo que impide cuantificar exactamente el techo de producción.

El titular de la UGP dijo que se trata de una cosecha atípica en el sentido de que existe una alta variabilidad de rendimientos que van desde picos para arriba de 4.000 kilos en algunas zonas, hasta registro de solamente 500 kilos en otros puntos. 

“El que tuvo la suerte de que el tiempo le acompañó está con 4.000 kilos. Va a ser muy difícil estimar hasta que termine la cosecha porque varía mucho no solo dentro del país, sino hasta dentro del mismo distrito”, indicó Cristaldo. 

Por su lado, Pastore sostuvo que “no hay un patrón que diga que los productores están sacando bien”, porque depende mucho de si tuvieron la suerte de recibir algún aguacero entre diciembre y enero. 

Cristaldo explicó que en la región central se registraron los mejores números y en el sur se ve una afectación mediana a fuerte, mientras que del norte provienen los menores rendimientos, sobre todo en San Pedro y Concepción. “Es difícil sacar un número final hoy, porque hay una diversidad muy grande”, recalcó.

No obstante, ambos representantes del sector agrícola coincidieron en que la producción de este año sigue siendo mejor que el rendimiento del año pasado, cuando se alcanzaron apenas las 4 millones de toneladas. 

Además, los productores informaron que, este año, el ciclo de cultivos que suele ser de 125 días, se extendió hasta 150 días por el fresco registrado en noviembre y diciembre. 

“Las lluvias fueron dispersas, no fueron frentes generales que cubrían todo el país para que sea homogéneo. La media nacional está en un número razonable, el año pasado era 969 kilos: si tenes 2.000 de promedio este año, ya tenés el doble. Estamos mejor que el año pasado, vamos a marcar la recuperación de la economía. El efecto rebote se viene, hasta qué altura va a rebotar la pelota lo que no sabemos”, señaló Cristaldo.

Consultado sobre los precios, Pastore dijo que se mantienen bien, pero que existe una pequeña volatilidad. “En general, estamos hablando de una campaña con buenos precios, firmes”, alegó. 

Por su parte, Cristaldo refirió que Brasil está con una producción récord de soja y en contrapartida, Argentina, uno de los grandes productores, también está con una merma importante, lo que sostiene a su vez el precio internacional que hoy se encuentra en USD 560,9 por tonelada. 

A pesar de haber sufrido una caída de hasta 58,8% en sus ingresos, la soja y sus derivados se mantuvieron como el principal producto de exportación, en el 2022

Producción del maíz

Con respecto al maíz, los productores explicaron que este grano se siembra en consecuencia a la soja y que la cosecha viene un poco atrasada porque los cultivos extendieron más sus ciclos. Indicaron que, en los últimos dos años, estuvo en torno al millón de hectáreas de siembra. 

“Veremos este año, porque hubo un atraso en la ventana de siembra, se volvió más estrecha por el atraso en la cosecha de soja, que normalmente para esta época estaba mucho más avanzada que el 50% que está ahora, y detrás de eso iba el maíz”, comentó Cristaldo.

Otro año complicado para la industria aceitera

La Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro) considera que, a pesar de la mejoría significativa en la cosecha de soja, la situación de la industria aceitera nacional no será muy distinta a la que se experimentó en años anteriores, cuando incluso con una producción primaria en niveles récord, la industrialización de nuestras materias primas mantuvo una marcada tendencia a la baja.

Cabe destacar que, entre el 2018 y el 2021, la producción anual promedio de soja fue de 9,7 millones de toneladas y solo el 33% de la soja que se produce es industrializada en el país.  

“Asumir que simplemente porque la cantidad de soja disponible en el mercado local aumenta, el procesamiento de esta oleaginosa también aumentará, es desconocer por completo la realidad de la industria aceitera nacional”, advierte la Cappro, en un comunicado. 

Aseguran que para aumentar la industrialización, es necesario que se adopten políticas públicas que brinden estabilidad y que permitan competir a las agroindustrias nacionales en igualdad de condiciones con fábricas de otros países.

De acuerdo con la Cappro, la ociosidad de la industria aceitera nacional superó en promedio el millón de toneladas por año entre el 2019 y el 2021; es decir, las agroindustrias dejaron de agregar valor a toda esta materia prima por falta de oportunidades para competir en igualdad de condiciones con fábricas de otros países que se llevan la materia prima.

“Volver a procesar 3 millones de toneladas este 2023, existiendo una capacidad ociosa de más de 1 millón de toneladas, no representará un hecho positivo para el sector, sino más bien un estancamiento en su crecimiento y el del país”, sostienen. 

Por lo tanto, el gremio pide que por ley se establezca la posibilidad de importar materias primas bajo el Régimen de Admisión Temporaria, como una medida para otorgar mayor competitividad a las industrias.

Te puede interesar

Tasas del mercado estadounidense, el factor decisivo para la política monetaria paraguaya

Los indicadores de medición de la inflación del BCP muestran una clara trayectoria a la baja desde hace prácticamente un año. Ante eso, el BCP estima que la convergencia del IPC se mantenga a lo largo del año y cierre en 4,5%.

A pesar de tener una previsión que apunta hacia un retroceso en la inflación, el BCP sigue sin dar señales contundentes sobre una reducción de tasas de interés debido a las presiones que atacan a la economía de Estados Unidos.

Especialistas del BCP explican que se espera un último ajuste en el año por parte de la FED en su tasa de referencia y mientras el regulador americano no publique el fin del ciclo de suba de sus tasas, la TPM local tampoco vería una reducción.

Endeudamiento público: Las posturas a favor y en contra del fondeo internacional

Analistas económicos dieron su opinión con respecto al endeudamiento del Paraguay mediante organismos multilaterales, ya que algunos encuentran que la financiación a través de emisión de bonos en el mercado bursátil nacional es mejor.

Los que defienden la bolsa local aseguran que el dólar seguirá su tendencia alcista, por lo que el pago de los intereses le saldrá más caro al Estado, mientras que otros sostienen que hay mejores tasas de interés afuera y los préstamos vienen acompañados de asesorías y asistencia técnica.

You cannot copy content of this page