fbpx
14 °C Asunción, PY
19 de abril de 2024

Tendencias económicas de Paraguay: crecimiento más auspicioso de la región y con buen posicionamiento en los mercados

El economista Diego Ciongo aseguró que el pronóstico de crecimiento del país para 2024 es de 3,5%, impulsado por el consumo interno.

Con una inflación controlada en torno al 4%, Paraguay se perfila como uno de los países con mejor desempeño económico de la región.

La última emisión de deuda, de USD 1.000 millones, es un indicador de la confianza del mercado en la economía paraguaya.

Paraguay proyecta un crecimiento de 3,5% para 2024, una tasa de 5,50% terminal; un tipo de cambio de G. 7.400; inflación en 4,0%; y déficit fiscal en 2,6.

La previsión de inflación para fin de año se mantiene en 4,0%, relativamente estable desde 2023 que fue de 3,7%. Se espera que los precios más bajos de las materias primas y una moneda estable ayuden a contener la inflación el resto del año. 

La tasa de política monetaria se mantiene en 5,50%, desde el 6,75% en diciembre de 2023. Se espera que el ciclo de flexibilización continúe con 25 puntos básicos en cada una de las  próximas reuniones. Sin embargo, no se puede descartar una pausa en el segundo trimestre del año debido a retrasos en el inicio del ciclo de flexibilización de la FED.

Por otro lado, en cuanto al tipo de cambio se prevé en G. 7.400 para diciembre de 2024, estable en términos reales frente al 2023. El sólido superávit comercial esperado, el real estable y la menor presión de Argentina deberían respaldar al guaraní. 

Se espera además un crecimiento cercano al potencial en 2024, de 3,5%, suponiendo una cosecha de soja similar a la de 2023. Los mayores ingresos reales impulsados por la baja inflación y la expectativa de nuevas reducciones en la tasa de política monetaria deberían respaldar el consumo privado en 2024. 

La proyección de déficit fiscal se mantiene en 2,6% del PIB para 2024, frente al 4,1% del PIB en 2023. Debido a que, se espera una trayectoria gradual de consolidación fiscal hasta un déficit nominal del 1,5% del PIB en 2026, en línea con la Ley de Responsabilidad Fiscal.

¿CUÁNTO VA CRECER PARAGUAY EN 2024 SEGÚN LAS PROYECCIONES?

Según las proyecciones de Itaú Unibanco, Paraguay después de varios vaivenes como la sequía atravesada en 2022, logró alcanzar un crecimiento cercano al 5% en 2023 gracias en gran parte, al rebote experimentado luego de la sequía. En los últimos 15 años en promedio, Paraguay creció en torno a 3,5%. 

En ese contexto y con una cosecha de soja similar a la del año pasado pero con menores precios y menor desvío de comercio hacia ciudades fronterizas, el país puede mantenerse en la senda de crecimiento apoyado en el consumo interno. 

“Con menores tasas de interés e impulsado por sectores -que desde inicios de año ya experimentan un fuerte progreso- como la venta de combustibles, equipamientos del hogar, productos farmacéuticos, se podría crecer en torno al 3,5% con algún riesgo al alza en la medida en que el consumo se mantenga en el rumbo actual a lo largo del año”, explicó Diego Ciongo economista de Itaú BBA.

En términos de inflación, aseguró que en Paraguay, siempre se mantuvo relativamente controlada y dentro del rango meta. Actualmente está en uno de los valores mínimos (2,9), a pesar de la sorpresa al alza que se observó en enero, pero con una disminución en febrero. Entonces, mirando los primeros dos meses del 2024, la inflación en Paraguay estuvo en promedio entre 0,3 y 0,4%. 

“En un escenario de materias primas más bajas principalmente alimenticias y con una moneda relativamente estable, la inflación se mantendrá en torno a 4% este año, que es el centro del rango meta”, explicó Diego Ciongo. 

En términos de política monetaria, el economista aseguró que todavía cuesta estimar las proyecciones de todas las tasas de la región. En un contexto donde la FED pospone cada vez más el inicio de ciclo de recorte de tasa, el Banco Central del Paraguay (BCP) está tomando una postura destacada, resaltando que en las últimas reuniones del CPM se anunció que la tasa de interés se encuentra a un nivel cercano al rango neutral. 

En este aspecto para los bancos centrales se está haciendo cada vez más difícil la situación, debido a que se están acercando rápidamente al valor de la FED. Al efecto, las proyecciones de tasas terminales se han corregido al alza, por lo que Itaú estima en 5,5. 

Sin embargo, Ciongo aseguró que no se puede descartar que con estas condiciones más apretadas del mercado global, el retraso en el inicio de ciclo de recortes por parte de la FED y la reciente suba del petróleo, se registre algún recorte esta semana por el BCP o incluso una pausa como ya lo vienen haciendo algunos bancos centrales de la región.

Respecto al mercado cambiario, en el último año, el guaraní se mantuvo como la moneda más estable de la región por lejos; y no se observa una razón por la cuál esto deba cambiar. 

El economista destacó que Paraguay cuenta con un banco central bastante activo en el mercado cambiario, que cada vez que el tipo de cambio va para arriba, interviene rápidamente. Así mismo, aseguró que cuando el BCP considera que la estabilidad del tipo de cambio es cómoda nuevamente, desaparece el mercado como lo hizo desde principios de febrero.

En ese sentido, los analistas económicos prevén un tipo de cambio en torno a G. 7.400 para 2024, debido a que no visualizan conductores que empujen al guaraní hacia el alza. “Una eventual pausa en el ciclo de flexibilización monetaria, con tasas un poco más altas también apoyaría esto”, enfatizó Ciongo. 

Finalmente, comentó acerca del déficit fiscal, que si bien en 2023 cerró con un número relativamente alto del 4,1% del Producto Interno Bruto (PIB), unos USD 13.042 millones, -en línea con el cálculo del Ministerio de Economía y Finanzas-, debido a la normalización de la deuda con los sectores de construcción y farmacéutico, razón por la cual se observó dicho salto. 

Al primer bimestre del año, ya se observa un resultado del 3,3% del PIB, lo que significa un ajuste de 0,8 pp. Esto no solo se debe al ajuste en el gasto de infraestructura, si no a la fuerte suba de los ingresos que, estaría explicado en el menor consumo en ciudades fronterizas debido a las imposiciones del nuevo gobierno argentino. 

Según lo observado por el economista, todavía se debe analizar cómo se percibe el aumento del consumo interno en los distintos sectores, para entender el crecimiento de los ingresos en torno al 20% en términos reales, y de esa manera tener un indicio de que la actividad económica en Paraguay está creciendo fuertemente en el primer trimestre del año, lo que supondría una posible revisión al alza de la proyección de crecimiento de 3,5%.

PARAGUAY ANTE EL MUNDO

A la opinión de Diego Ciongo, en la actualidad “todo el mundo está mirando a Paraguay. Esto es algo que hace 5 años atrás no ocurría, ahora vemos como distintos inversores de bancos de primer nivel están interesados en el país y la última emisión de deuda fue testigo de esto, de la confianza del mercado en cuanto al control de la inflación del país y otras cuestiones”. 

LA MEJOR PERCEPCIÓN DE LA ECONOMÍA ARGENTINA ¿PODRÍA IMPACTAR EN PARAGUAY RESPECTO A LAS INVERSIONES? 

En este sentido, el economista argentino consideró que, para que las inversiones cambien no alcanza solo con trabajar las cuestiones macro. Para que esto sea posible, Argentina debe lograr un marco regulatorio que lo respalde. 

Explicó además, que el presidente argentino Javier Miley está tratando de lograrlo. “Para eso llamó a un “pacto de mayo” convocando a gobernadores, expresidentes y líderes de partidos políticos a firmar un consenso de 10 puntos que establecen los principios del nuevo orden económico argentino».

Entre los 10 puntos de este proyecto resaltan: la inviolabilidad de la propiedad privada; el equilibrio fiscal innegociable; la reducción del gasto público a niveles históricos; reforma tributaria; la coparticipación federal de impuestos; la explotación de los recursos naturales del país; una reforma laboral moderna; una reforma previsional que dé sustentabilidad al sistema; reforma política estructural que modifique el sistema actual y “vuelva a alinear los intereses de los representantes y los representados”; y la apertura al comercio internacional.

A la opinión personal de Ciongo, esto significa que, por más que Argentina sea económicamente provechosa -en comparación con tiempos pasados- por ser un mercado bastante grande, todavía debe trabajar en la seguridad jurídica para atraer inversiones. Pero, en el corto plazo no será posible observar una disminución drástica de las inversiones que hay en Paraguay y Uruguay tanto por parte de inversionistas argentinos como de otros mercados.

“En el corto plazo, no creo que los inversores vayan a Argentina a construir edificios aun cuando tenga gran potencial de venta y la mano de obra esté barata. Lo que significa que inmediatamente no se visualizará un impacto negativo importante para Paraguay, al menos mientras Argentina no logre alcanzar leyes que garanticen el marco jurídico”. 

Diego Ciongo, economista de Itaú BBA.

Cuando este objetivo se logre, insistió que será un paso importante para Argentina y tendrá algún detrimento para otros países de la región, no solo Paraguay. Uruguay está lleno de inversores argentinos en búsqueda, no solo de ventaja económica, sino más bien de un marco jurídico que respalde el retorno de esas inversiones.

“Paraguay tiene un mercado de movilidad libre de capitales en comparación con Argentina, donde garantizar un retorno sobre de las inversiones, es muy difícil respecto de las miradas del inversor”, finalizó el especialista.

Te puede interesar

Las desalentadoras perspectivas para la balanza comercial, ante menor dinamismo económico esperado

El Banco Central espera que al cierre del 2022 el déficit en la balanza comercial alcance USD 872 millones, mayor a su estimación inicial. Para las exportaciones proyecta una caída en torno al 17,2%, mientras que para las importaciones la expectativa es que disminuya un 6,6%.

Al cierre del primer cuatrimestre se registró un déficit de USD 281 millones; los envíos con una reducción del 0,2%, y las compras con un incremento del 24,9%. Los técnicos de la banca matriz sostienen que en los próximos meses, debido a una menor actividad económica, estos números empeorarán.