fbpx
25 °C Asunción, PY
31 de marzo de 2023

“La importancia de la belleza y el relax, para la vida cotidiana”

Con un nombre que nos remonta al culto a la belleza que se tenía ya desde las antiguas civilizaciones, Zibá (hermosa, en persa) presenta al mercado paraguayo una propuesta de cuidado del aspecto personal para una mejor calidad de vida.

El salón de belleza Zibá enfrentó el desafío de nacer en medio de la pandemia y fue testigo de que mantenerse hermosas va más allá de estar bien ante los demás, pues enriquece la estima personal y brinda a las mujeres ese momento de tranquilidad que se necesita para seguir con el día a día.

Al cumplir dos años de vida dando la mejor experiencia en cada atención, Anahí Viveros y Patricia Closs, propietarias y fundadoras de esta empresa, señalaron que buscan que cada una de las clientas se sienta de la mejor manera, ofreciendo una atención única y diferencial.

Anahí Viveros y Patricia Closs, propietarias y fundadoras de Zibá. Foto: Gentileza.

Un salón de belleza es un espacio a donde uno acude para relajarse mientras deja su mente en blanco y desconecta del día. Es mucho más que una peluquería, es un lugar especial donde te cuidan y/o te cuidas por dentro y por fuera.

La rutina y el trabajo muchas veces impiden disfrutar de estos pequeños placeres, pero siempre es importante guardar unos minutos al día para dedicárselos a estos mimos y esto lo tiene muy presente el salón de belleza Zibá, que desde hace dos años viene dando una atención única y especial a cada uno de sus clientes.

Patricia Closs y Anahí Viveros, propietarias y fundadoras del salón, manifestaron que uno de los principales objetivos al dar vida a esta empresa fue dar un servicio diferenciado de todos los otros salones de belleza y buscan que cada una de las personas que visiten el lugar se sienta como en casa.

Igualmente, resaltaron que cumplir dos años de vida es algo especial y único, ya que significa que algo están haciendo bien, por lo que proyectan cumplir muchos años más, como así también seguir expandiéndose.

– ¿Cómo fueron los primeros pasos de Zibá en el mundo de los salones de belleza?

Anahí Viveros (AV): Zibá es una empresa de Investor Lab, surgió en enero del 2020 y abrimos el primer local sobre la calle Senador Long, mientras estaba en construcción nuestro salón oficial en la que estamos ahora mismo. Por motivo de la pandemia, la construcción tuvo que parar, por lo que abrimos en un salón más chico donde atendíamos a la gente como la pandemia nos permitía, pero de igual forma nos fue de mucha ayuda como para no cerrar del todo; recibíamos a los clientes por cita, por una persona o por turno, la forma en la que la pandemia nos permitía. Cuando en octubre del año 2020 se termina la obra de la casa oficial de Zibá, nos mudamos de forma inmediata y ahora estamos festejando los dos años que estamos instalados en este salón (ubicado en España 2621 casi Sacramento, Asunción).

– ¿Cómo surge la idea del nombre Zibá y cuál es su origen?

Patricia Closs (PC): Zibá viene de una palabra persa que significa hermosa. En la lluvia de ideas que tuvimos en el momento de ponerle un nombre al salón, fue una de las palabras que surgió, ya que estábamos buscando un nombre que se relacione de alguna manera con la belleza, y así fue como surge Zibá y nos gustó el nombre porque es corto y fácil de recordar.

– El salón comenzó a operar durante la pandemia ¿Cómo fue trabajar durante la cuarentena con todas las restricciones sanitarias, les pudo frenar de alguna forma este fenómeno?

PC: Fue súper complicada esa época, pero incluso llegamos a trabajar muchísimo a domicilio, lo cual nos permitía también seguir dando la posibilidad de dar una fuente de trabajo a los chicos que conforman este equipo de trabajo, que fue un rubro súper golpeado por la pandemia. Luego, conforme se fueron suavizando las restricciones, ya pudimos abrir el negocio y trabajar en equipos, cuadrillas de trabajo, pero con las restricciones de seguridad que se exigía en ese momento como: tapabocas, guantes, lavamanos, alcohol en gel por todos lados, y como que nos acostumbramos a eso y pudimos continuar. Sabemos que muchas empresas no pudieron soportar la pandemia, por lo que tuvieron que cerrar; así que nos consideramos bendecidas y creemos que gracias a la capacidad de poder aguantar ese proceso es que seguimos acá.

AV: También es importante destacar que gracias a esto nos dimos cuenta de la importancia de la peluquería: aunque no haya eventos, qué importante fue no solamente mantenerse lindas o en forma, tanto como el pelo, las manos o los pies, sino también ese momento de relax, ese momento nuestro de las mujeres que es tan importante para poder continuar.

– Con relación a las cuadrillas de trabajos ¿Con cuánto personal comenzaron a operar en el salón y con cuántos colaboradores cuentan en la actualidad?

PC: Al principio eran aproximadamente diez colaboradores y en la actualidad estamos duplicando este número. De igual forma, queremos seguir aumentando el número de personal, de hecho la capacidad del local da, por lo que queremos seguir expandiéndonos. Además, creemos que podemos seguir creciendo, de manera también a crecer en la cantidad de clientelas que puedan llegar a nuestro local y así brindarles un mejor servicio y seguir mejorando cada día.

– ¿Qué diferencia a Zibá de los otros salones de belleza?

AV: Nosotros buscamos que las personas que vengan a Zibá encuentren un espacio donde sentirse cómodas, buscamos que las protagonistas sean los clientes y queremos siempre atenderles de la mejor manera, porque realmente para nosotras cada una de las personas quienes visitan nuestro local es diferente y especial, y buscamos que se sientan así.

Zibá celebró su segundo aniversario, con un evento que reunió a colaboradores y clientes, en su nueva sede. Foto: Gentileza.

PC: Queremos que cada una de las personas que entren por la puerta del local se sienta como en sus casas y es por ello que tratamos todos los días de ver cómo mejorar, por lo que siempre vemos cada detalle y siempre damos lo mejor de cada una de nosotras para eso, y así también salir adelante con todos los chicos quienes trabajan aquí.

– Teniendo en cuenta el contexto económico ¿Cómo se encuentra el negocio? ¿Afectó de alguna manera en el volumen de las personas que vienen al local?

PC: Hay meses que son más complicados que otros. A veces no sabemos bien el porqué, pero las mujeres tienen su presupuesto. Ya no solo se trata de una cuestión de vanidad, sino que también ya se trata de una cuestión de necesidad el ir a un salón de belleza, ya se relaciona más con ese deseo de verse y sentirse bien, como por ejemplo suele ser el caso de las mujeres que deben taparse las canas, quienes tienen la necesidad de venir por lo menos una vez al mes a la peluquería y ya aprovecharse para hacerse la manos y de paso relajarse. Hoy en día las mujeres tenemos muchas actividades y compromisos, por lo que ir a la peluquería ya va más allá de una cuestión de vanidad.

– ¿Cómo se proyecta Zibá para dentro de diez años o más?
AV: Nuestro plan es crecer dentro y fuera de Asunción, tenemos planes de eso, pero primeramente nos gustaría llenar la casa central de profesionales, de personas siendo atendidas, es decir, explotar este lugar y después de eso ir haciendo nuevas sucursales dentro de todo el Departamento Central.

Te puede interesar

BCP: Conflicto Rusia-Ucrania marca retorno de la incertidumbre y efectos recién se empiezan a sentir en Paraguay

Ante la incertidumbre que genera el conflicto político y armamentista de Rusia-Ucrania, que generó el aumento del petróleo a nivel mundial, se comienza a sentir el impacto dentro de la economía local.

Desde el Banco Central se advierte un aumento acelerado de los combustibles, los alimentos siguen en alza y se espera un cambio en la trayectoria de la inflación desde la anterior estimación de retorno a niveles cercanos a la meta anual de 4%.