fbpx
29 °C Asunción, PY
23 de enero de 2022

Números que hacen historia: ¿Qué nos enseña Apple sobre el crecimiento de la mano de la innovación?

En 1997, esta empresa estaba al borde de la quiebra y 24 años más tarde, es la más grande del mundo. Es un fascinante caso de estudio en varios ámbitos, más allá de lo económico.

Analizamos el camino que recorrió Apple para alcanzar el liderazgo en innovación, sus pasos en el mundo de las telecomunicaciones y el entretenimiento, y sus aspiraciones para el terreno del transporte y hasta la salud.

ANÁLISIS

El 2022 empezó con un estrepitoso bang en muchos sentidos. 

Uno de ellos resonó bastante fuerte en el mundo bursátil, al inicio de la primera semana del año, cuando la conocida empresa de la manzanita, Apple, se convirtió una vez más en la primera en alcanzar un nuevo hito, esta vez el de los 3 billones de dólares americanos (tres trillones en el habla inglesa) en capitalización bursátil, aferrándose de esa manera al primer peldaño en la escala de las compañías más valiosas del mundo. 

Solo para tener una idea y para poner en términos relativos, ese número equivaldría a: 

–    80 veces el promedio del producto interno bruto (PIB) de Paraguay en los últimos diez años. 

–    125% del PIB de India, con sus 1.400 millones de habitantes. 

–    USD 1 millón en billetes apilados de USD 100 miden aproximadamente 101,6 cm; entonces, USD 1.000 millones serían 101.600 cm y un billón equivaldría a 101.600.000 cm, o aproximadamente 1.016 km. Si consideramos que la estación espacial se encuentra a 400 km de la superficie de la tierra, una torre de USD 1 billón en billetes de USD 100 llegaría hasta 2,5 veces más alto que la estación espacial internacional. Ahora, todo eso, pero multiplicado por tres. 

–    Y, si sumáramos el valor de todas las criptomonedas en circulación, el resultado aún sería menor. 

En síntesis, es un número muy difícil de dimensionar, y, sin embargo, Apple Inc. vale eso -y más-.

Valor en el mercado

Pero antes de continuar con el fascinante caso de estudio que representa el caso de Apple en particular, es importante entender de qué realmente estamos hablando cuando mencionamos capitalización bursátil, valor de mercado o market cap -derivando de las palabras en inglés-. 

Cuando mencionamos eso, estamos hablando nada más que del valor que el mercado atribuye a una empresa y se expresa como el producto del número de acciones en circulación de la compañía por el precio unitario de cotización de las mismas. 

El pasado lunes, la empresa alcanzó los 3 billones luego de que el precio unitario de la acción sobrepasara los USD 182,8 cada una, para luego cerrar el día a USD 182,01 y, por ende, disminuyendo la capitalización marginalmente. Pero, aun así, el mercado estima que la empresa de tecnología es la más valiosa del mundo y a continuación veremos algunas de las razones. 

Si bien Apple cotiza en el mercado americano desde 1980, el crecimiento exponencial se viene observando claramente desde hace dos décadas, acentuándose aún más en los últimos cinco años. Desde su creación, en 1976, le tomó a la empresa 42 años alcanzar su primer billón, en el 2018; sin embargo, dos años después logró alcanzar el segundo y en plena pandemia, mientras que el tercero llegó tan solo luego de 16 meses y medio, el primer día de trading del 2022. Todo un logro. 

En el siguiente gráfico se puede observar dicho crecimiento y algunos de los hitos que llevaron a que Apple se convierta en lo que es hoy: cómo pasó de una empresa manufacturera de computadoras en los 2000s, que valía USD 5.000 millones al momento del lanzamiento del iPod, a la megacorporación billonaria de la que hablamos hoy.

Fuente de los datos: Refinitiv a la fecha del 3 de enero del 2022

El aporte de la innovación

Si hay algo que claramente puede ser observado durante los años y, a la vez, puede ser directamente atribuido al éxito de la empresa es la innovación. 

En el 2007, Steve Jobs, socio fundador e icono histórico en el mundo corporativo, decidió cambiar radicalmente la manera en la que funciona el mundo e introdujo el primer concepto de un teléfono inteligente y lo que hoy todo el mundo conoce como el iPhone. 

Entre el iPod (del 2001) y el iPhone existen seis años y casi USD 70.000 millones de diferencia. Para ese entonces, y gracias al iPod, Jobs ya poseía un claro entendimiento de la mente humana y cómo exactamente funcionaba el consumismo. Él fue uno de los primeros en entender que el mundo de los negocios va más allá de crear un producto que supla una necesidad, sino también hay que ser capaz de crear una necesidad que pueda ser suplida por un producto. 

Hoy en día son pocas las personas que habitan el mundo sin un smartphone. Son pocos aquellos que no poseen una necesidad de llevar una computadora en el bolsillo. 

Al día de hoy, el iPhone no quedó inmutado, sino todo lo contrario, el dispositivo mutó en trece series diferentes a través de los años y pasó de vender 1,39 millones de unidades en su primera versión a más de 200 millones de unidades vendidas en la última serie lanzada en el 2021. Lo más llamativo de la situación es que, todos los años, una nueva serie es introducida al mercado y los usuarios solamente parecen aumentar. 

Las ventas del teléfono inteligente siguen siendo el principal motor de las facturaciones de la empresa. En el momento de su introducción, la empresa tenía un valor de mercado de USD 73.400 millones, para quince años más tarde valer cuarenta veces más. 

Así también, lo que trajo abajo a muchos en el mundo pareció beneficiar a la multinacional. Las épocas de pandemia solamente trajeron consigo facturaciones récord para la empresa, cuyo smartphone ya es uno de los productos más vendidos y populares de la historia y que, además, creció en ventas casi 40% entre el 2020 y 2021, facturando aproximadamente USD 192.000 millones. 

Los números son verdaderamente increíbles, y solo llegamos a tocar un producto. 

Al momento de su inserción al mercado, el iPod fue revolucionario por la idea de tener cien canciones disponibles en todo momento al alcance de tus manos -y oídos-. Hoy en día, con las plataformas disponibles y la necesidad que muchas personas tienen de escuchar música, la empresa fue capaz de seguir creando necesidades cuyos productos sean capaces de atender. 

Gracias a la constante innovación, la música pasó de estar en el bolsillo a la muñeca de los usuarios, por medio del AppleWatch, los auriculares pasaron de tener cables a ser inalámbricos y con sistema de sonido que van constantemente mejorando. 

Más allá de hardware y accesorios, es el software y el ecosistema de integración de productos lo que más llama la atención de los usuarios, la oportunidad de conectar todos tus dispositivos y tener la misma información disponible dondequiera que vayas: en la muñeca, en el oído, frente a tus ojos y en el bolsillo. 

Todo esto no viene solo. En los últimos cinco años, la empresa reportó más de USD 82.000 millones de gastos en investigación y desarrollo de nuevos productos y solamente viene aumentando a medida que pasan los años. Esa inversión representó un 7% de sus facturaciones totales y, a pesar de que el porcentaje parezca chico, el número es realmente monstruoso. 

Apple invierte anualmente la mitad del PIB de este país para seguir desarrollando e innovando en un mundo que sigue evolucionando, porque entienden que el crecimiento solamente viene de la mano de la creación de nuevos y atractivos productos.  

La realidad es que, por donde lo mires, los ejecutivos lograron convertir a Apple en la máquina más grande de hacer dinero en la historia. 

Las monstruosas ventas y los grandes márgenes manejados en productos contribuyeron a que hoy la reserva de liquidez de la empresa sea la más grande del mundo: si miramos el último balance reportado, Apple tiene en efectivo más de USD 191.000 millones, que en el 2020 era más que lo que tenía la Reserva Federal de Estados Unidos con alrededor de USD 144.000 millones. A datos actuales eso solamente parece seguir aumentando. 

Si volvemos a mirar las cosas desde la perspectiva de capitalización bursátil, Apple sin duda es la más valiosa del mundo, los números así lo indican. Luego se encuentran otras empresas, en su mayoría tecnológicas, que también basan sus operaciones en la innovación de productos y creación de necesidades, como Microsoft, Google, Amazon, Tesla y Facebook, que probablemente muy pronto se unan al club de los 3 billones. Porque hacía ahí se dirige el mundo.

Capitalización bursátil de las empresas más grandes de Estados Unidos. Fuente de los datos: Refinitiv. Al 3 de enero del 2022.

En el 2021 solamente, el precio de la acción de Apple se incrementó en un 34% desde inicio de año. Esto va de la mano con el boom que se viene observando en el mercado bursátil desde el inicio de los tiempos poco convencionales de la pandemia; pero más allá de eso, también representa las expectativas que tienen los inversores en cuanto a la empresa. 

El camino al cuarto billón de dólares parece estar marcado por nuevas oportunidades que hoy ya se encuentran delineadas para el futuro cercano de la empresa. Sin ganas de permanecer estáticos, Tim Cook, el actual CEO de la empresa. ya indicó que Apple se encuentra trabajando para ingresar a nuevos mercados, como el de autos eléctricos y productos de salud. 

Resulta un poco emocionante, al analizar estos números, caer en cuenta de que vivimos en tiempos históricos. Hace unos años, la idea de una empresa de semejante porte e impacto era insondable; pero si nos ponemos a pensar, estas son las empresas cuyos productos consumimos y utilizamos de manera diaria, y hoy parecen ser casi indispensables. 

En 1997 esta empresa estaba al borde de la quiebra y 24 años más tarde, es la más grande del mundo. Es un fascinante caso de estudio en varios ámbitos, más allá de lo económico, y no hay duda de que seguiremos presenciando historia de su mano.

Te puede interesar

El sistema financiero para el arranque del 2022: Leve repunte en expansión de liquidez y morosidad en calma

Luego de que los recursos de las entidades financieras se desaceleraran a 7,4% en septiembre del 2021, se espera que el ritmo aumente a un crecimiento de 10,6% en enero próximo, según las proyecciones de Investor.

Por su parte, se prevé que la tasa de morosidad cierre el presente año con un nivel de 2,5% y vuelva a subir hasta 2,8% en el inicio del 2022, pero sin retornar a la cifra de 3% que se registró al cierre del tercer trimestre del 2021