fbpx
37 °C Asunción, PY
27 de septiembre de 2021

Los servicios y el fin de los precios bajos, con el mayor dinamismo económico en Paraguay

Los servicios venían siendo el sector que contenía a la inflación, a diferencia de los fuertes incrementos de precios que exhibieron los alimentos en los últimos meses.

Sin embargo, la recuperación de la actividad que se afianza con el avance de la vacunación genera presiones al alza sobre estos componentes de la canasta básica familiar.

ANÁLISIS

La escalada de la inflación es un fenómeno que está caracterizando a la recuperación económica alrededor del mundo, luego de los estragos que causó la pandemia de COVID-19 principalmente el año pasado. Con el avance de la vacunación, se retomó la confianza para salir a consumir y los precios responden a esta mayor demanda que reciben los productos por parte de la población.

En Paraguay, la inflación alcanzó en junio pasado un nivel interanual de 4,5% y se volvió a ubicar por encima de la meta de 4% del BCP después de casi dos años y medio. Esta suba estuvo impulsada por el encarecimiento de los alimentos, que tuvieron una variación de 8,5% también respecto a junio del 2020, según registros del Banco Central del Paraguay (BCP).

Los servicios, por su parte, evitaron que la inflación general llegara a cifras incluso más elevadas, pues se mantuvieron con un reducido incremento de precios que en junio fue de apenas 1%.

Sin embargo, es probable que esta senda de bajos precios de servicios se interrumpa en los próximos meses, atendiendo a que se prevé un mayor dinamismo en nuestro mercado y de hecho ya se viene observando un incremento del movimiento desde que se flexibilizaron las restricciones sanitarias.  

El economista jefe del BCP, Miguel Mora, explicó que esta perspectiva está recogida en la más reciente actualización que aplicaron a la proyección de inflación, ya que corrigieron de 3,8% a 4% a la variación de precios con que la canasta básica familiar cerraría el 2021

“Incluso para el 2022, esa inflación continúa en un 4% y para el horizonte de política monetaria también un 4%. Esto también está sujeto a las decisiones que tomemos desde el punto de vista de la política monetaria”, agregó el funcionario.

Lea también: BCP eleva a 4,5% la proyección de crecimiento económico para el 2021

Para el sector servicios, el BCP vaticina ahora un crecimiento de 5,7% para el corriente año, con una mejora desde la estimación anterior de 3%. En este grupo están contenidos los rubros de transporte, intermediación financiera, servicios inmobiliarios, servicios a empresas, hoteles, restaurantes y servicios a hogares, muchos de los cuales fueron los más afectados por el cese de actividades que se dispuso para frenar la propagación del coronavirus.  

“Esperamos una recuperación del sector servicios, la recuperación que estamos viendo a nivel de todos los sectores es bastante desigual; no obstante, veíamos que principalmente en servicios la corrección era un poco menor a la que estábamos realizando en otras actividades económicas”, agregó Mora.

Factores de contrapeso

Diego Duarte Schussmuller, miembro del Directorio del BCP, confirmó la presión al alza sobre los precios de los servicios que generan estas perspectivas de mayor dinamismo. No obstante, explicó que esta vez serán los demás productos los que contengan a la inflación general para que no se salga de control.

“Se espera una retomada del dinamismo de los servicios, particularmente de aquellos que estuvieron fuertemente afectados por la pandemia, lo cual puede generar alguna presión al alza en los precios. Al mismo tiempo, tenemos la situación de los precios de los commodities, donde se podría esperar que luego de las graves disrupciones que tuvimos en la provisión de materias primas y en la misma producción de bienes, eso momentáneamente estuvo generando una presión al alza; pero la expectativa sería en el corto plazo que esa presión o que esos precios tiendan otra vez a estabilizarse”, sostuvo.

“Pensando en la inflación total, por el lado de servicios podríamos tener una leve presión la alza, pero por el lado de la producción de bienes de consumo probablemente ya estos precios se normalicen”, ratificó.

Miguel Mora se refirió por su parte a la expectativa de estabilización o hasta reducción de precios del petróleo, a partir del acuerdo alcanzado en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)para aumentar la producción del hidrocarburo. “Eso también podría tener un efecto estabilizador o incluso algún tipo de baja en los precios, que en los días anteriores se había dado una reducción en los precios tanto en la variedad Brent como en el WTI”, relató.

Recordemos que, a inicios de este mes, los combustibles habían sufrido la tercera suba del año a nivel local y acumulan un encarecimiento de G. 1.200 por litro respecto al cierre del 2020. Estos ajustes también vertieron sus efectos en la inflación, tanto desde el uso vehicular por parte de los consumidores como por los costos de producción.  

Te puede interesar

La omnicanalidad: El futuro de la atención financiera, entre la digitalización y la necesidad de contacto

Los servicios digitales mostraron sus ventajas en agilidad y facilidad para adaptarse a la cotidianeidad, pero el acercamiento entre personas para aclarar dudas y recibir asesoramiento persiste como una necesidad en las sociedades.

En este escenario, las entidades bancarias exploran los distintos canales de llegada a los clientes, a fin de encontrar las vías más adecuadas para la realización de las distintas transacciones y la provisión de los diferentes servicios.