fbpx
12 °C Asunción, PY
26 de mayo de 2024

Renta empresarial: Así impactan las dificultades económicas del 2022 en el desempeño fiscal de este año

Cuando se planificaba el PGN 2023, se esperaba que los ingresos tributarios aumentaran a un ritmo de 9%, pero terminó siendo de solo 5% y como máximo se llegaría a 6% al cierre del año. Mientras tanto, los gastos crecen al 14%.

Óscar Lovera, viceministro de Administración Financiera, explica que este nivel de ingresos menor al esperado se debe principalmente a la merma en la recaudación del IRE, en estrecha relación con cómo les fue a las empresas en el 2022.

Esto repercute en un déficit fiscal que sigue por encima de lo que establece la Ley y se estima que cerrará en 4,1% del PIB para este presupuesto, proyección que recoge también el pago de la deuda pendiente con proveedores del Estado.

La situación fiscal del país no es la mejor, actualmente, ya que todavía no se logra volver a los límites de la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF). 

Para este año, se espera un déficit en el presupuesto público que representará el 4,1% del producto interno bruto (PIB), proyección que ascendió desde el anterior 2,3% una vez que se decidió incorporar las deudas pendientes con proveedores del Estado. Estos pagos culminarían en febrero del próximo año, como deuda flotante, y requieren que se realice una emisión de bonos por USD 600 millones

Además de esto, los ingresos tributarios crecen solo al 5%, cuando la estimación inicial era de 9%, y los gastos se expanden a un ritmo casi tres veces mayor, de 14%. 

Este descalce dificulta el objetivo de achicar el déficit en las cuentas públicas. Sobre esto, conversó con MarketData el viceministro de Administración Financiera, Óscar Lovera, quien afirmó que la merma en la recaudación del Impuesto a la Renta Empresarial (IRE) es una de las principales causas. 

El funcionario explica que la recaudación del IRE se está viendo afectada por el mal año económico que significó para nuestro país el 2022, recordando que el cobro de este impuesto se realiza sobre la actividad de las empresas en el año anterior. Puntualizó que, al ser una de las principales fuentes de ingresos del fisco, la repercusión sobre las cuentas públicas es sensible. 

“Hay varias cuestiones. El primer aspecto es que el 2022 no fue un buen año económico, fuimos afectados por sequía, y una de las principales fuentes de ingresos de la tributación es el Impuesto a la Renta Empresarial, que tributa conforme a sus resultados del 2022. Tampoco hay que menospreciar el efecto que pudo haber tenido el primer cuatrimestre con la actividad económica”, puntualizó. 

Según los datos publicados por la Dirección Nacional de Ingresos Tributarios (DNIT), al cierre de octubre de este año, se han recaudado en concepto del IRE unos G. 5,1 billones, lo que representa una merma del 17% con respecto al mismo periodo del año anterior. Aquí, se puede observar que, efectivamente, la actividad económica del año 2022 ha afectado en la recaudación de este tributo. 

Cabe mencionar que la recaudación de impuestos de octubre fue de G. 1,2 billones y el segundo tributo más importante sobre este total fue el IRE, ocupando el 22%. El Impuesto al Valor Agregado (IVA), que se liquida mensualmente, es el más importante, con el 69% del total, pero los demás tributos solo ocupan entre el 1% y el 4% cada uno, con lo que se puede notar la importancia del Impuesto a la Renta Empresarial en la estructura de ingresos tributarios. 

Lea también: Nuestros impuestos van cada vez menos a inversión y los ingresos no alcanzan ni para los gastos fijos

Otro de los elementos apuntados por Óscar Lovera, con respecto a la menor recaudación de impuestos, fue el periodo electoral, el cual afectó la actividad económica del primer cuatrimestre de este año. Refirió que esto, sumado a la menor recaudación del IRE que se arrastra como consecuencia de la sequía y el mal año económico del 2022, estaría entre las causas de la coyuntura fiscal actual. 

Al ser consultado sobre sobre las expectativas de la recaudación para los últimos meses del año, mencionó que se podría notar una recuperación sobre la última parte del 2023. Sin embargo, sería ya imposible llegar a un crecimiento en los ingresos del 9%, como se esperaba inicialmente, pero sí se podría subir del 5% actual hasta un 6% o 7%, aproximadamente. 

“El margen no cubierto en términos de desempeño del ingreso se traduce en que si bien hay un crecimiento del gasto, tampoco estamos dando cobertura a la totalidad de lo aprobado en el presupuesto. Hay un margen de gastos que nosotros ya no podríamos cumplir porque los ingresos no son lo que se esperaba”.

Óscar Lovera, viceministro de Administración Financiera

También comentó que hay rubros, fuera de los gastos rígidos, que se deberán recortar, tales como viáticos o compromisos similares, para poder ajustar el gasto. Recordó que, en los meses anteriores, la recaudación venía creciendo solo al 3%, y que esto subió hasta el 5%, mientras que también la Aduana mejoró su recaudación.  

“Ya no vamos a llegar al 8%, pero esperamos cerrar en un 6% de crecimiento en los ingresos este año. Buscamos recuperar terreno, pero es complicado llegar a lo inicialmente estimado”, sentenció. 

Resiliencia de los impuestos

Como se ha mencionado anteriormente en esta nota, en la estructura de la recaudación tributaria de nuestro país los impuestos más preponderantes son el IVA y el IRE. Sobre esto, podemos notar una diferencia en la resiliencia de ambos impuestos con respecto a efectos económicos adversos, con las diferencias tomadas en el 2022.

Es importante recordar que el Impuesto al Valor Agregado se liquida mensualmente, y el año pasado cerró con un crecimiento del 5,3% a pesar de la mala situación económica que se vivió. Sin embargo, dicha caída en la economía sí se ve en la recaudación del IRE sobre las actividades del 2022, que hasta el momento ha disminuido en 17%. 

Alba Talavera, directora de Educación Continuada del Colegio de Contadores del Paraguay, explicó que naturalmente el IVA es un impuesto que resiste más a los shocks de la economía con respecto al IRE, no solamente por el consumo, sino por la forma de la liquidación, ya que, por un lado, se realiza mensualmente y, por el otro, tiene un mayor margen de tiempo para el manejo de las empresas. 

Te puede interesar

You cannot copy content of this page