fbpx
34 °C Asunción, PY
4 de diciembre de 2022

Emisión de bonos de la AFD: «Nos estamos ajustando para acercarnos al mercado»

La Agencia Financiera de Desarrollo puso en oferta dos series de bonos para el mercado local, pero solo logró colocar íntegramente una de ellas, mientras que la segunda tuvo falta de posiciones durante la subasta, por lo que tendrá una reapertura.

Cesar Cardozo, gerente de Planificación y Finanzas, explicó que la presión de la política del BCP ya incide en las emisiones de bonos de la AFD, pues las letras de regulación rinden más y el banco necesita financiamiento a bajo costo para cumplir sus objetivos.

La economía paraguaya atraviesa por un ciclo de suba de tasas de interés que propicia la banca matriz, a fin de controlar una inflación que se mantiene desde hace meses fuera de la meta de la política monetaria. Esta coyuntura se replica alrededor del mundo y constituye una consecuencia de la recuperación tras los efectos de la pandemia de COVID-19. 

En consecuencia, las letras de regulación monetaria (LRMs) del Banco Central del Paraguay (BCP) adquieren tasas más elevadas y se tornan más atractivas, con el objetivo de que los bancos destinen más recursos a estos instrumentos y se estimule menos la demanda de productos y servicios en el mercado, mediante el encarecimiento del crédito.

Uno de los efectos que ya se están observando a partir de esta medida es que las instituciones que buscan financiamiento deben revisar las condiciones en que salen a terreno. Esta es la experiencia que vive la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD), luego de la primera emisión de bonos del año que realizó a través de la Bolsa de Valores de Asunción (BVA). 

Conversamos al respecto con César Cardozo, gerente de Planificación y Finanzas del banco de segundo piso, y nos relata los ajustes que vienen aplicando a sus estrategias de captación de fondos, así como las aspiraciones para explorar los mercados internacionales.     

Lea también: Suba de tasas de interés y su impacto en la negociación de bonos del Tesoro 

– Una de las series de la última emisión de bonos fue colocada enteramente en el mercado local ¿Cuál fue el resultado de la segunda y cuál es la lectura que hacen luego del primer movimiento del año? 

En la primera serie de G. 50.000 tuvimos una sobresuscripción de G. 89.000 millones, o sea, prácticamente un 80% de lo que habíamos lanzado al mercado. Emitimos a 3 años, a la tasa de 8,25%, y esa tuvo buena aceptación en el público en general: compraron las casas de bolsa, los fondos de inversión y algunos bancos, y quedó insatisfecha. 

Hicimos otra serie, de G. 200.000 millones, pero esa estaba a una tasa nominal muy baja, al 5%. Recibimos muchas consultas, pero prácticamente ahí no hubo interés, puesto que a ese plazo de 1 año, la tasa de letras de regulación monetaria estaba a 7,5%, entonces había ya demasiada diferencia entre esa tasa nominal y la tasa a la que pueden acceder los bancos en letras de regulación monetaria.

Entonces, lo que vamos a hacer es una reapertura de esa emisión, en la primera quincena del mes de marzo, y estaríamos aceptando posturas bajo la par. Es decir, al aceptar un precio mayor, este va a tener una mayor tasa, entonces ese 5% puede subir a 5,5% más o menos. 

– Entonces, en la última vuelta no se aceptaron posturas bajo la par… 

Realmente, prácticamente no hubo posturas, por este tema de las tasas.

– La lectura rápida que podríamos hacer allí es que la política monetaria del Banco Central ya comienza a incidir en el mercado de manera más decidida…

La política monetaria y principalmente las tasas de las letras de regulación monetaria, puesto que los que invierten, por ejemplo, en bonos del Tesoro, que son también instituciones financieras, invierten también en letras, y al estar altas las tasas de letras, este tipo de instrumentos (bonos) aunque ofrezcan una garantía del Estado, cuando ofrecen un menor rendimiento ya no les son atractivas. 

Acá hay una cuestión exclusivamente de tasas, porque al poner la tasa correcta, vemos que tenemos una demanda del doble. Ese mismo día también emitimos G. 50.000 millones a través de la depositaria de valores del Banco Central para las instituciones financieras, y colocamos los G. 50.000 millones, en las mismas condiciones, es decir, a 8,25% y a 3 años de plazo. En total ese día colocamos G. 100.000 millones. 

Teníamos una tasa de referencia muy baja, puesto que la última emisión de bonos del Tesoro salió a 6% a 3 años; y la nuestra, a 1 año, con 5%, pero evidentemente ya no genera el interés de los compradores al tener alternativas de rendimiento más altas con las letras. 

– ¿Por qué esperan tener posturas en marzo, siendo que la tasa va a ser la misma, al igual que el plazo?

Así como el Ministerio de Hacienda hace reaperturas. Por ejemplo, esta última reapertura que hizo con un plazo de 3 años originalmente era un plazo de 7 años que tuvo un remanente y, entonces, reabren; pero la tasa ya se queda a la tasa original a la que se lanzó el bono. 

Ellos ofrecieron al 7,75%, porque hace cuatro años ellos hicieron esa emisión a 7 años de plazo, ahora tienen todavía para colocar a la misma tasa, pero eso quiere decir que ellos pueden aceptar un precio que sea bajo la par, al igual que nosotros podemos aceptar posturas bajo la par, y entonces genera un mayor rendimiento (para los compradores de los papeles). Pasó que no hubo posturas porque fue demasiado baja la tasa (con respecto a las letras). 

También vamos a hacer una ampliación de esta serie que colocamos todo (la de G. 50.000 millones) con otros G. 50.000 millones. Esto sería en la primera quincena de marzo, probablemente allá por el 9 de marzo. 

– En cuanto al dinero que sí pudo ser colocado en el mercado, ¿en qué sería utilizado?

Hace pocas semanas lanzamos un nuevo producto que es para asistencia a los productores afectados por la sequía, entonces tenemos que tener listos los recursos para que llegue la demanda. También serán utilizados para los demás productos de la AFD, seguimos colocando mucho en viviendas, en nuestros dos productos: Mi Primera Vivienda y Mi Primera Casa, que ofrecen tasas muy competitivas en el mercado. Entonces, las emisiones financian los préstamos que vamos a estar dando. 

– Claro, de allí justamente la necesidad que tiene la AFD de financiarse con tasas bajas, para cumplir su rol social de dar tasas competitivas… 

Por eso no podemos pagar mucho por nuestras emisiones, entonces, estamos ajustando para acercarnos al mercado. Solamente que ahora hay una presión bastante alta por la política del Banco Central de contener la inflación, que hace que ellos estén ofreciendo tasas más altas con sus letras de regulación monetaria. Pero es exactamente lo que vos decis, es así mismo cómo está ocurriendo. 

Eso también nos está forzando en este momento a ver el mercado internacional, puesto que tenemos la misma calificación de Paraguay tanto en Moody’s como en Standard and Poor’s. Entonces, tenemos también la posibilidad de acceder a financiamiento en dólares si suben mucho las tasas en guaraníes, podemos ver una mezcla con préstamos en el mercado internacional. 

– ¿Cómo continúa el plan de la AFD para salir con una emisión en el mercado internacional?

La AFD está acompañando al Ministerio de Hacienda como observador en sus emisiones de bonos. Este año, nuestra presidenta, Teresa de Velilla, asistió junto con miembros del directorio a las negociaciones del cierre de tasas con el Citibank, para esta última emisión que se hizo en la primera quincena de enero y en la que Paraguay obtuvo sus mejores tasas en toda la historia. 

Nosotros estamos haciendo todos los pasos como para hacer una emisión de bonos, y también estamos viendo la posibilidad de créditos de multilaterales como el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) o el Banco Mundial, ya sin garantía del Tesoro, puesto que nuestra nueva ley nos permite eso.

Estamos haciendo en este momento análisis de ofertas de préstamos, con garantías. Una alternativa sería tener un préstamo de la banca comercial con garantía del Banco Mundial, entonces eso hace que el costo del crédito será más bajo. 

Para hacer una emisión de bonos se necesita un volumen importante de aproximadamente USD 300 millones y, en este momento, nuestras necesidades son todavía menores, entonces, vemos otras alternativas para el financiamiento en el orden de los USD 100 millones. Lo que estamos haciendo es explorar montos que sean más relacionados al flujo de fondos que requiere la AFD, puesto que para prestar ahora o hacer una emisión por USD 300 millones, tendríamos que pedir una ampliación presupuestaria y es superior a nuestras necesidades.

Te puede interesar

Expo Paraguay Brasil 2022: Perspectiva auspiciosa para explorar negocios que impulsen la recuperación económica de los países

Tras una exitosa edición 2021, la Expo Paraguay Brasil vuelve a realizarse de forma presencial y espera alcanzar los USD 150 millones en las ruedas de negocios. Los organizadores aspiran a superar los 2.000 accesos durante los días 10 y 11 de noviembre.

En ambos países, las empresas se enfrentan al desafío de hacer negocios en medio de la incertidumbre propia de los procesos preelectorales, pero la buena dinámica económica que se contempla para el corto plazo alimenta las expectativas.