fbpx
28 °C Asunción, PY
22 de octubre de 2021

«Estamos explorando el capítulo de emprendedurismo y apoyo financiero a las mujeres»

Laura Borsato, gerente general del banco Regional, considera que el apoyo al trabajo femenino no solo tiene que ver con la equidad entre géneros, sino también con la importancia que ellas tienen en la economía moderna. Apuntó que el emprendedurismo toma una relevancia cada vez mayor. En cuanto al cambio de sentido en la política monetaria del país, sostiene que será gradual y no encarecerá el crédito en el corto plazo.

En los últimos años, las mujeres han tomado un rol protagónico y cada vez más preponderante en la economía, aunque todavía quedan varios huecos por mejorar para generar una plataforma de impulso real para las mismas. Una de ellas es el financiamiento de proyectos y trabajos relacionados con la tarea femenina. 

Laura Borsato, gerente general del banco Regional, lidera la institución desde hace poco más de un año y arribó al país desde su natal Argentina. En conversación con MarketData mencionó la importancia de apuntar hacia el financiamiento del trabajo femenino.

También consideró que el emprendedurismo es un segmento que toma cada vez mayor relevancia y debe ser atendido con miras al futuro. 

Al ser consultada sobre el cambio de sentido en la política monetaria del Banco Central, tema relevante del momento para el sector financiero, aseveró que con el alto nivel de liquidez que existe en el sistema actualmente, el financiamiento barato no terminará tan rápido y continuará cuanto menos hasta finales de este año. 

– Hace ya un año que estás al frente del banco Regional ¿Cómo encontraste el sistema financiero paraguayo?¿Te sentís a gusto? ¿Cómo estás trabajando?

Llegué en junio del año pasado, me costó desde el punto de vista de la inserción dentro del sistema de negocios porque justo me tocó en tiempos de pandemia, recién ahora estoy conociendo personalmente a la gente y me junto con los equipos. A mí Paraguay me encanta y he visto un país creciendo de la mano de la interacción y del apoyo de los cambios regulatorios. Veo que hay mucha apertura y estas cosas no se logran sin un buen diálogo con el regulador para ver lo que es bueno para el sistema y cómo podemos crecer.

Encuentro a los reguladores con apertura al diálogo y considero que eso es un factor crítico para poder evolucionar y hoy se está dando. El Banco Central se ha preocupado por ver las experiencias en otros mercados y tener sus aportes para generar mesas de trabajo donde se discuten los temas. Veo ese cambio radical porque Paraguay venía más retrasado que los otros países en el tema de la digitalización, pero con la pandemia se produjo la aceleración con los códigos QR, las billeteras y otros temas como la ley de factoring, hay una cantidad e hitos que están sucediendo para hacer crecer al sistema.

– A partir de esos cambios, ¿te parece que hay potencial aquí para crecer más?

Sí. Hay todo un capítulo que lo estamos explorando y es el emprendedurismo, así como todo el trabajo femenino en relación con cómo apoyar a las mujeres, no solamente por una cuestión de género, sino también porque ellas son protagonistas de la economía. En una gran porción son sostenedoras de hogares, administradoras, entonces ahí veo a las mujeres tanto intelectualmente como con ganas para hacer cosas. Ahí necesitan una guía en cómo manejarse. Tenemos la fundación donde contamos con fondos semilla, elegimos proyectos y los financiamos. Eso es un nicho que se puede tomar. 

Luego están los jóvenes, que hay que entenderlos. Yo siento que la gente tiene ganas, el paraguayo le pone su hombro y ganas, quizás necesite una guía, pero nada es tan imprescindible como las ganas, a partir de eso todo se puede.

– El banco Regional siempre ha estado relacionado con el sector productivo ¿Cómo están viendo a este segmento en la transición hacia la post-pandemia?

El sector productivo está pasando un año récord, un año único y todas las variables se dan a favor; salvo temas como las lluvias y las bajantes del río que son temas más recientes, todo el agro tuvo un año espectacular en lo que hace a demandas, precios y productividad. Visito muchos clientes y son sumamente optimistas, veo que han comprendido que tienen que invertir de tal manera que en los años que son mejores hagan su infraestructura mitigando riesgos, lo cual es muy importante. Veo que lo están haciendo.

Nosotros tenemos 25% de participación en el sector agro, pero por otro lado estamos tratando de diversificar en otros negocios, hoy estamos bastante activos en todo lo que son construcciones y estructuraciones, ya sindicadas entre varios bancos. También hay una figura con el MOPC (Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones) con la sesión de derechos, también están las industrias cementeras. La base es el sector agro y lo demás está para complementar el trabajo.

– Con respecto a las tasas de interés, estamos en un momento de cambio en el sentido de la política monetaria del Banco Central ¿Cómo te parece que tomará eso el mercado?

La verdad que yo veo que hoy hay un contexto de mucha liquidez, esta movida de las tasas lo que marca es el rumbo de hacia dónde va a ir (la política monetaria), la realidad es que hay una situación muy competitiva respecto de las tasas de largo plazo, pero también hay instrumentos como la AFD (Agencia Financiera de Desarrollo) y otras líneas de crédito que permiten calzar esa demanda de baja de precios con un fondeo de bajo costo y eficiente.

Este año el financiamiento barato va a seguir, y luego es probable que eso se vaya corrigiendo progresivamente.

– Hoy en día, los clientes del sistema financiero marcan las pautas de cómo quieren ser atendidos ¿Cómo se evoluciona y se trabaja en ese sentido?

Yo creo que eso es cultural, tiene que ser cultural en la organización adaptarse a esos cambios y, en términos generales, implementaciones como llegar hasta los clientes hasta el lugar donde están (por medio del bus Regional) es una innovación de inclusión y digitalización. En todos los países de Latinoamérica pasa que el 50% de las personas no tiene una cuenta básica, y entonces no tiene un récord de comportamiento para un crédito, y entonces termina por tomar un crédito sin garantía y más caro fuera del sistema financiero.

Si bien las sucursales nunca estuvieron cerradas porque el sistema financiero estuvo activo en la pandemia, la gente tuvo que aprender un poco a los golpes a protegerse sanitariamente para poder usar las tecnologías y eso fue friccional. Nosotros hicimos el relanzamiento de nuestra página y de nuestra app, que considero que es una de las más competitivas del mercado en funcionalidad y amigabilidad. Pero no se puede inferir que la gente sabe usarla, de alguna manera hay que enseñar a usarla.

– La palabra “inclusión” me parece fundamental en todo esto ¿Es difícil hacer inclusión financiera en América Latina en general, y en Paraguay en particular?

Yo siempre menciono que hay dos patas, está la financiera y la digital. Se puede abrir la cuenta, pero si después el usuario no sabe qué es lo que puede hacer con esa cuenta, no sirve de nada y es necesario que en esa transición acompañemos al cliente. Es un poco lo que se intenta hacer, y después en general todas las compañías estamos sufriendo esta disrupción de ver cómo respondemos con la mayor velocidad y flexibilidad a los nuevos requerimientos.

Las marcas tienen que ser digitales, y nosotros ya estamos trabajando con robótica, con automatizaciones mediante flujos que están predeterminados, usamos plataformas, respuestas automáticas en el contact center. Estamos invirtiendo en tecnología, y lo bueno que nos pasó es que supimos desde un primer momento leer hacia dónde iba esto, entonces nuestro plan del año pasado fue establecer la hoja de ruta con el proyecto y es algo hecho a medida.

Te puede interesar