fbpx
20 °C Asunción, PY
29 de junio de 2022

La urgencia de contar con leyes que blinden la estabilidad macroeconómica, en épocas electorales

El Ejecutivo avanza en su proyecto que busca aplazar en periodo de votaciones el tratamiento de toda iniciativa legislativa que pueda alterar gastos corrientes, como aumentos salariales o incrementos de remuneraciones complementarias en todos los organismos estatales.

Economistas y empresarios enfatizaron en que la propuesta es positiva y necesaria para evitar que se genere un desorden en las finanzas públicas, e instaron a que los legisladores aprueben esta ley de manera a que empiece a regir en los próximos meses.

En nuestro país, al igual que algunos de la región, las épocas electorales suelen caracterizarse por el despilfarro del dinero público o por concederse aumentos salariales o recategorizaciones. 

El legislativo o el gobierno de turno aprueban estas medidas en busca de quedarse en sus cargos por otro periodo más, sin importar el daño ocasionado a las cuentas fiscales y poniendo en riesgo la estabilidad macroeconómica que tiene Paraguay.

Buscando evitar que ocurra lo mismo en este periodo electoral que ya inició, el Poder Ejecutivo avanza en el proyecto de Ley de “Comportamiento Gubernamental en Materia Administrativa y Fiscal durante épocas electorales”.

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez anunció ayer que la iniciativa será presentada al Congreso Nacional. Según explicó, el objetivo del proyecto de ley es mantener la estabilidad y sostenibilidad de las finanzas públicas durante los periodos electorales.

De acuerdo a los detalles que brindó, la propuesta regirá para los tres Poderes del Estado, los Organismos y Entidades del Estado (OEE) y las sociedades anónimas con participación accionaria mayoritaria del Estado.

El documento busca aplazar hasta que culmine la época electoral los proyectos de leyes que impliquen aumentos salariales o incrementos de remuneraciones complementarias.

Además, de propuestas sobre el incremento de gastos corrientes o de capital, sin sustento técnico y los proyectos que afecten al sistema tributario.

La iniciativa establece que los periodos electorales estarán comprendidos entre el ejercicio fiscal anterior al año en que se realicen las elecciones nacionales y el primer trimestre del ejercicio fiscal en el que efectúen.

También estipula que el incumplimiento de la normativa por parte de los funcionarios responsables será considerado como transgresión a sus deberes y funciones, y se aplicarán las sanciones correspondientes dispuestas en la legislación.

 “Estamos culminando un proyecto de ley que vamos a poner dentro del debate nacional para generar un amplio consenso, que es lo que esperamos de este proyecto que busca aplazar toda iniciativa que genere un impacto en el Presupuesto General de Gastos de la Nación, aumento de gastos o reduzcan ingresos tributarios al Estado paraguayo en año electoral. Es un complemento a la Ley de Responsabilidad Fiscal que también tuvo un amplio consenso por parte de todos los sectores”, detalló el jefe de Estado, Mario Abdo Benítez en una conferencia de prensa.

El presidente enfatizó en que con la iniciativa se busca fortalecer el equilibrio fiscal, tras superar una crisis económica causada por las restricciones sanitarias por la pandemia.  

“Reitero que este es un proyecto de ley que busca fortalecer el principio de equilibrio fiscal en un año complejo. Venimos de una situación difícil económicamente a nivel mundial a consecuencia de las crisis económicas de los precios de los commodities,  después la restricciones sanitarias que generaron un alto impacto en todas las economías del mundo”, dijo.

En esa misma línea, el ministro sustituto de Hacienda, Marcos Elizeche, remarcó que se pretende cuidar la sostenibilidad financiera.

“Básicamente lo que se busca es blindar de alguna manera este bien público que hemos logrado en estos últimos años, que es la estabilidad macroeconómica que nos ha permitido sostener la economía en estos tres años de pandemia y de crisis económica”, refirió al tiempo de recalcar que se buscará un consenso entre los tres poderes del Estado, respecto a esta iniciativa.

Explicó además que los contratos que ya están previstos en el Presupuesto General de la Nación continúan con normalidad. «Las iniciativas que están vigentes dentro del Presupuesto obviamente tienen curso normal, es decir, si ya estaban previstas las contrataciones, compras públicas, o inversiones no se verán afectadas. Hablamos exclusivamente de haberes o salarios nada más, no de otro tipo de rubros”, significó.

“Iniciativa es positiva y necesaria”

Tras el anunció del Ejecutivo, César Barreto,  ex ministro de Hacienda destacó que  la iniciativa es positiva y necesaria para evitar desbordes en el tratamiento y aprobación de proyectos de ley de ampliación de gastos corrientes y rígidos como aumentos o recategorizaciones salariales, ampliación de beneficios o de jubilaciones o proyectos de concesiones tributarias generosas “que pueden generar un enorme desorden en las finanzas públicas en tiempos electorales y en procesos de cambio de gobierno”. 

“Nuestra experiencia ha sido negativa y viene empeorando elecciones tras elecciones. Ojalá una mayoría de parlamentarios piense por un instante que este tipo de auto restricciones son por el bien de la nación y lo aprueben lo antes posible de tal manera a que pueda regir ya en estos meses electorales”, precisó. 

«Nuestra experiencia ha sido negativa y viene empeorando elecciones tras elecciones. Ojalá una mayoría de parlamentarios piense por un instante que este tipo de auto restricciones son por el bien de la nación y lo aprueben lo antes posible de tal manera a que pueda regir ya en estos meses electorales”.

Cesar Barreto, economista.

“Un proyecto muy oportuno”

A criterio del economista Rubén Ramirez Lezcano el proyecto es muy oportuno para el momento que está atravesando la economía del país, “con respecto a la sostenibilidad macroeconómica que estamos teniendo desde el año 2019″.

Además, recomendó algunos puntos que podrían ser agregados al documento como que el Estado no pueda endeudarse durante el periodo de elecciones, considerando el  compromiso que esta representa para el siguiente periodo quien será la que se encargue de esta deuda, como así también la prohibición de las contrataciones públicas seis meses antes de las elecciones.

«Este proyecto es positivo, creo que es necesario y obviamente va evitar tener distorsiones económicas en los años electorales, donde el populismo suele ser importante», señaló.

Al igual que Barreto dijo que “ojalá que la clase política tenga una posición madura y que el Congreso pueda aprobar».

Una Ley imprescindible

Eugenio Cajes, de la Asociación de Importadores y Comerciantes del Paraguay (Asimcopar), comentó que desde el gremio apoyan la ley anunciada por el Ejecutivo ya que creen que mantener los salarios en épocas electorales es una medida que sin duda debería ser una constante en cualquier proceso electoral, por eso encontramos que hoy más que nunca es imprescindible una ley de estas características. 

“La Ley es un salto de calidad institucional que brinda previsión y asegura el equilibrio de las cuentas públicas. Como representantes del sector Importador y Comercial del Paraguay creemos que todos los sectores podemos contribuir en tiempos de inestabilidad”, indicó. 

Te puede interesar

A un año de la pandemia: El incremento de la deuda pública y los pobres resultados

Cumpliendo los primeros doce meses de la llegada del COVID-19 a nuestro país, la situación de preocupación persiste en el ambiente y en las opiniones de muchos ciudadanos. El Gobierno tomó créditos por más de USD 1.600 millones para financiar la crisis económica y sanitaria, pero la gestión no satisface y expone al riesgo de que se genere también una crisis política.