fbpx
16 °C Asunción, PY
2 de octubre de 2022

PGN 2023: Nuevos empréstitos empujarían la deuda pública al 38% del PIB

Desde el Ministerio de Hacienda aseguran que la deuda pública que ronda el 35% del PIB todavía se encuentra en niveles sostenibles; sin embargo, podría alcanzar el 38% si se siguen aumentando los créditos.

La deuda estaría llegando a los USD 16.534 millones, con un crecimiento de 8,8% respecto al nivel en que se espera que cierre el 2022. El 70% se financiará a través de organismos multilaterales y el 30%, con bonos del Tesoro.

El Ejecutivo afirma que el peso de la deuda podría reducirse si se da una buena campaña agrícola. El 2023 será la quinta vez en que el Gobierno recurra a la cláusula de escape de la LRF para sobrepasar el límite de déficit de 1,5% del PIB.

El Ministerio de Hacienda prevé que la deuda pública se ubique en casi 38% del Producto Interno Bruto (PIB) para el próximo año, lo que representa unos USD 16.534 millones, teniendo en cuenta la proyección del PIB es de USD 43.741 millones para el cierre del año 2023. 

Este monto total de la deuda pública calculado para el cierre del año que viene implicaría un crecimiento del 8,8% en relación con el cierre estimado para este 2022, el cual ascendería a unos USD 15.185 millones, es decir, el 37,1% del PIB. 

Durante la presentación del plan de gastos, el viceministro de Economía, Iván Haas, al ser consultado sobre este punto afirmó que se espera una deuda del 37,1% con relación al PIB que cerrará este año 2022 en USD 40.932 millones. Otro dato resaltante es que, en números nominales, la diferencia entre la deuda de este año y la siguiente rondaría los USD 1.349 millones. 

“La estimación de cierre de deuda para este año está alrededor de 37,1% y para el año que viene estamos hablando de 37,8% (del PIB). Va a depender mucho también del comportamiento que tenga el PIB, la producción, nosotros vemos una campaña agrícola interesante. A medida que el PIB crezca más, también afecta esto al indicador, pero hoy esos son los números”, dijo Haas.

Por su parte, el Banco Itaú prevé que la deuda alcanzará el 34% del PIB para 2023, mientras que este año llegaría a 36,6%. “Mantenemos nuestra previsión de caída del PIB de 1,0% para 2022. Sin embargo, una recuperación más tímida de lo esperada tras la sequía introduce un riesgo a la baja en nuestra previsión” reza el análisis de Itaú.

Igualmente, la banca señala que para 2023, sigue proyectando un crecimiento del PIB del 5,0%, suponiendo una normalización de la producción agrícola tras la grave sequía de 2022. “Para 2023, mantuvimos sin cambios nuestro pronóstico de inflación en 4,7%, en medio de políticas monetarias y fiscales más estrictas y ayudados por precios más bajos de los commodities”, sostiene Itaú.

Lea también: Deuda pública: El reto de hacer frente a los pagos ante una economía que no crece

Cabe señalar que el total de recursos previstos para el ejercicio fiscal 2023 es de G. 102,6 billones, que implica un incremento del 6% con respecto al total de recursos previstos en el presupuesto de este año 2022. Un 55% del total de dichos recursos corresponde a la Administración Central, mientras que el restante 45% corresponde a las Entidades Descentralizadas.

Así también, se estima que la recaudación impositiva en el ejercicio fiscal 2023 registraría un aumento del 9% con respecto a la estimación de cierre para el 2022. De esta manera, la presión tributaria se mantendría en torno al 10,4% en el próximo año.

El PGN 2023 incluye además el pedido de aumentar el límite del déficit fiscal (diferencia entre ingresos y egresos del Estado) al 2,3% del Producto Interno Bruto (PIB). En el año 2021, el déficit fue del 4% y en el 2022, del 3%.

A partir de la pandemia del covid-19, en el 2020, se recurrió a créditos para el financiamiento de la Ley de Emergencia y otros gastos, que derivaron en un déficit del 6%. El objetivo de Hacienda es regresar gradualmente al límite del 1,5% de déficit, conforme a la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF).

Piden respetar topes

El ministro de Hacienda, Oscar Llamosas, acompañado de su equipo técnico, presentó esta semana el Proyecto de Ley de Presupuesto General de la Nación -PGN-2023- ante miembros de la Comisión Bicameral de Presupuesto del Congreso Nacional. Reiteró el pedido de respetar los topes establecidos por la Cartera Fiscal y abogó porque prevalezca el equilibrio y la razonabilidad.

Para el próximo año, el ministro Llamosas dijo que se estima un crecimiento económico de 4,5% y una inflación de 4,1%. En cuanto a los ingresos tributarios, se prevé un crecimiento de 9%. Así también, dentro del Plan de Gastos se priorizan los servicios estratégicos, favoreciendo al sector social.

Igualmente, remarcó que el proyecto de Presupuesto para el próximo año está alineado con la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF) con un déficit de 1,5%. Aunque se solicita al Parlamento superar el límite de déficit fiscal y ampliar a 2,3% del Producto Interno Bruto (PIB), informó la cartera fiscal.

Precisó que un total de G. 8,2 billones se destinan al Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) y para el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPyBS), cerca de G. 8 billones. En lo que refiere a inversión pública, afirmó que la idea es asegurar recursos para dar continuidad a proyectos de inversión realizados en todo el territorio nacional.

Aseguran que obras continuarán

El titular del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), Rodolfo Segovia, también participó en la presentación del PGN 2023 en la Bicameral y adelantó que este anteproyecto fue pensado principalmente para garantizar la continuidad de las inversiones que actualmente se están ejecutando.

Igualmente, el PGN está proyectado para encarar nuevos proyectos estratégicos cuyos financiamientos ya fueron aprobados con anterioridad, por lo que no se solicitarían nuevos créditos. 

Algunas obras son, por ejemplo, el Puente Héroes del Chaco, la Defensa Costera de Pilar, la duplicación de la ruta PY02 y la duplicación de la ruta Remanso – Falcón. El secretario de Estado precisó, además, que alrededor de G. 4,1 billones se destinarán al Nivel 500, también definido como gastos de inversión, informó el MOPC a través de su página web.

Te puede interesar

Intensa inflación y recuperación económica: ¿Qué nos depara el panorama de precios para fin de año?

Alimentos y combustibles siguen impulsando el encarecimiento de la canasta básica, mientras los efectos de segunda vuelta se van sumando al tiempo que se recuperan los sectores más afectados por la pandemia.

La inflación sigue elevada, en momentos en que se avecina la mayor demanda propia de la temporada de fin de año. Desde el BCP también están expectantes a las decisiones que adopte la FED y su impacto sobre el dólar.