fbpx
32 °C Asunción, PY
31 de enero de 2023

La curva invertida de tasas en dólares, como reflejo de la preferencia por el financiamiento a corto plazo

Las fuertes subas de tasas de la FED impactaron en el mercado bursátil local, en el 2022, con una curva invertida en lo que respecta a títulos en dólares. Los emisores optaron por endeudamiento más caro, pero a menor plazo, con tasas que fueron de hasta 7,03% por un plazo menor a 2 años. Especialistas de la bolsa estiman que la tendencia podría mantenerse durante el 2023, hasta que las tasas de referencia retornen a la normalidad.

Es bien sabido que el mercado de inversiones en la bolsa se mueve con base en las expectativas, ya sea en operaciones en moneda local como en dólares. El aumento de tasas de referencia y la inflación siguen marcando la tendencia para el panorama del 2023, especialmente en moneda extranjera.

Los registros de la Bolsa de Valores de Asunción (BVA) correspondientes al 2022 muestran que en el mercado local existe una curva invertida en lo que respecta a las tasas de interés de instrumentos en la moneda norteamericana, volcado hacia inversiones de menor plazo.

La curva muestra que la tendencia se basa en que los emisores prefieren pagar una tasa de 7,03% por títulos de corto plazo, menor a 2 años; mientras que para el plazo de 2 a 5 años, el promedio se encuentra en 5,60% y para los plazos mayores a 5 años está en 6,64%.

Si la comparamos con la curva del 2021, se puede observar que las emisiones a menos de 2 años eran de 2,04%; para las de 2 a 5 años subían a 6,20% y mayores a 5 años nuevamente bajaban, a 5,50%.

En el caso de los títulos en guaraníes, las tasas de interés marcaron la curva considerada normal, es decir, con valores mayores para los plazos también mayores: en plazos menores a 2 años, la tasa promedio fue de 6,66%; para los de 2 a 5 años, se ubicó en 9,09%; y para más de 5 años, en 10,10%; en el 2022   

Referentes del sector bursátil atribuyen este comportamiento de las tasas de interés en dólares a la coyuntura de aumento de tasas internacionales. Además, esperan que la curva se normalice mediante un mejor escenario de inflación y de tasas normalizadas.

La inflación fue un denominador común para casi todas las economías del mundo, que conllevó a que los bancos centrales decidieran aplicar fuertes políticas contractivas para combatirla y uno de los efectos de este proceso es el aumento de las tasas de intereses. 

Al igual que el Banco Central del Paraguay, la Reserva Federal de Estados Unidos elevó su tasa de referencia; lo hizo recién desde marzo del 2022 -mientras que a nivel local el proceso se inició en agosto del 2021-, pero de una manera acelerada, provocando que en nuestro país también se vean los efectos de esta política monetaria, puntualmente en los títulos emitidos en dólares. 

Actualmente, la tasa de referencia de la FED se encuentra en alrededor de 4,75% y se elevó desde el 0,2% en que estaba situada en marzo del año pasado. 

Los efectos a nivel local se reflejaron en que los emisores de bonos en moneda extranjera se hayan mantenido en títulos de corto plazo, entendiendo que para ellos resultaría más conveniente financiarse a menor plazo, avizorando un panorama que se vaya normalizando durante este año. 

Es decir, con el actual escenario de tasas de referencia, para una empresa resultará mucho más costoso emitir un bono de largo plazo en moneda extranjera. Esto fue lo que confirmó el vicepresidente de la BVA y titular de Avalon casa de bolsa, René Ruiz Diaz. 

“La figura de la curva invertida se da cuando cuando la tasa, por ejemplo, en este momento, está alta, pero la perspectiva a largo plazo es que tienda a normalizarse o bajar un poquito. Eso suele suceder y nosotros estamos en un punto ahora que, a consecuencia de la inflación internacional y los ajustes de tasas que estaba haciendo la propia Fed en Estados Unidos, el costo del dinero en dólares a corto plazo subió bastante con relación a lo que estaba”, explicó el ejecutivo bursátil. 

“Es un fenómeno que se da tanto en Paraguay como en el exterior ahora, entonces, la gente está asumiendo que esa tasa está alta, pero que no necesariamente se va a mantener en esos niveles a largo plazo”, agregó el especialista del sector.

Rene Ruiz Diaz comentó, además, que la suba de tasas en Estados Unidos se da en un contexto de combate de la inflación, que suele tener un efecto de suba a corto plazo de la tasa. No obstante, en la medida que se normaliza la inflación, esta tasa volverá a bajar, es decir, que está muy relacionada con la economía de Estados Unidos.

“Por eso es que la gente que toma financiamiento paga un poco más a corto plazo, pero a largo plazo, la perspectiva es que se normalice; entonces, las tasas que están dispuestos a pagar son más normales, digamos, un poco más en línea con la tendencia de largo plazo”, sostuvo Ruiz Díaz. 

Asimismo, el titular de Avalon, como ejemplo, explicó que en una situación similar con respecto a las expectativas de inversiones en un contexto de volatilidad es que, una vez que se prevé una fluctuación en el mercado accionario, los inversionistas se posicionan en títulos de menor riesgo a corto plazo que son típicamente los bonos del Tesoro americano. 

“El mejor título en términos de riesgo es el bono del Tesoro de Estados Unidos, entonces, los inversionistas se retiran temporalmente en el mercado accionario, entran a alguno del Tesoro a 36 o 12 meses y esperan que afloje la tormenta”, relató.

“A veces por eso se ve esa curva  invertida, pero la tendencia es a la normalidad, siempre a largo plazo; entonces, en el mercado internacional se calcula que todo este año va a estar fuerte todavía la tasa”, añadió. 

Fuente: BVA

¿Qué pasará con las tasas en guaraníes?

Por su parte, Cesar Paredes, presidente de Cadiem casa de bolsa, mencionó que al igual que en moneda extranjera, se estaría empezando a ver una curva invertida en los títulos  en guaraníes, refiriéndose a la oferta de emisiones de bonos, luego de que la inflación comience a retroceder. 

Recordemos que esta tendencia ya se había visto durante el último trimestre del 2022, con emisiones de corto plazo a tasas más elevadas. Algunas de las empresas que apostaron por esta modalidad fueron el banco Itaú, la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) y frigorífico Concepción. 

Paredes explicó que esto podría verse en los siguientes meses, cuando un emisor espere o sepa que, dentro de un año, las tasas estarán en un nivel inferior; en consecuencia, no buscaría endeudarse a plazos muy largos a tasas elevadas. 

“Es natural que la curva esté invertida porque nadie que capte dinero quiere captar a tasas muy altas a largo plazo, porque sabe que dentro de un año, las tasas van a estar más bajas de las que están ahora, básicamente eso es lo que estamos viendo ahora”, señaló Paredes.

Asimismo, mencionó que estos fenómenos tanto locales como internacionales son los resultados de la política monetaria que tuvieron que hacer los países para frenar la inflación, luego de los efectos de la pandemia y en el contexto de conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. 

“Nosotros vimos un exceso de liquidez en la economía, luego del término de la pandemia, eso generó inflación y es lo que los bancos (centrales) salieron a cortar a través de su política monetaria; uno de los efectos de esto genera esta curva que estamos viendo”, argumentó el presidente de Cadiem.

Así también, mencionó que la apreciación del dólar y una cotización sumamente elevada en el último periodo generan un incentivo o interés en comprar dólares o invertir en dicha moneda; sin embargo, sostuvo que esta tendencia sería temporal, pues el ingreso de divisas por la campaña agrícola atenuaría esta presión. 

Lea también: El dólar ya subió G.139 en lo que va del 2023 y se acerca a G.7.500

Perspectivas de negocios de la Bolsa

Cesar Paredes estimó que, para este año, la Bolsa de Valores espera un retorno hacia los niveles de crecimiento habituales en cuanto a volumen de operaciones, luego de que las tasas de interés vuelven a la normalidad, alineado a una convergencia de la inflación. 

Lea también: Operaciones bursátiles sumaron USD 2.900 millones en el 2022 y se fija en USD 3.000 millones la meta para este año

En este contexto, agregó que muchas empresas se estarían sumando a la oferta de emisiones de bonos, ya que no lo pudieron hacer en el 2022 justamente por el contexto de las tasas elevadas.

“Creemos que este año se van a tener muchas emisiones y con ingreso de aquellas empresas que se prepararon para emitir pero no salieron; este año esperamos que ese interés que tienen se convierta en emisiones, y también porque hay más expectativas del crecimiento de la economía”, sostuvo. 

La BVA estima un volumen de operaciones de USD 3.000 millones para el cierre del 2023

Te puede interesar

La desalentadora perspectiva con miras a la inflación y las nulas chances de consolidar la recuperación económica

La banca matriz ajustó al alza su proyección de inflación para este 2022 de 4,5% a 8,2% y anunció que la convergencia hacia la meta del 4% iniciaría recién en el 2023. De este modo, según la nueva estimación oficial, la suba generalizada de precios continuará en el país, al menos en el mediano plazo.

El BCP señala que alrededor del 70% de los aumentos son explicados por choques externos y anunciaron que en la medida en que esta situación persista, seguirán con los ajustes en la tasa de política monetaria. Además, también rebajaron a 0,2% la estimación de crecimiento económico, pero aún así necesitará seguir subiendo la tasa de referencia en caso de que la inflación persista.

Viviendas: Avances y desafíos, en busca de reducir el déficit habitacional

El déficit habitacional de Paraguay se encuentra en alrededor de 1.500.000 viviendas. Se han llevado adelante políticas públicas y se han creado productos financieros, pero aún quedan muchos desafíos, sostienen expertos en el área.

Observan grandes oportunidades de crecimiento en la cartera de viviendas e instan a impulsar soluciones integrales. Registro Público y Catastro, entre las instituciones que deben mejorar sustancialmente para que el sector pueda avanzar.